Los acreedores del consorcio automovilístico Chrysler han solicitado al Tribunal de Quiebras de Estados Unidos que les permita demandar a la antigua matriz de la empresa, el grupo alemán Daimler, alegando que la venta de la corporación estadounidense en 2007 les despojó de sus activos más valiosos.