Los bancos y cajas accionistas de referencia de Colonial han elevado su participación hasta el 23,85% tras adherirse al pacto de accionistas suscritos por todos ellos Caixa Galicia, según informó hoy Banco Popular a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La entidad gallega se asuma así a este pacto de accionistas de bancos y cajas con su participación del 3,35% del capital en la inmobiliaria.
El pasado viernes seis bancos y cajas titulares del 20,5% del capital social de Colonial firmaron el pacto de accionistas por el que se comprometían a permanecer al menos durante un año en la inmobiliaria. Las seis entidades que blindaron su participación en Colonial fueron Banco Popular, que cuenta con un 9,15% de la empresa; La Caixa (5,42%), Bancaja (2,76%), Caixanova (1,81%), Banco Pastor (0,91%) y Caja Duero (0,43%). Así, permanecen fuera de este sindicato Banco Sabadell y Bankinter, pese a que también se han quedado con títulos de Portillo representativos del 0,73% y el 0,45% de Colonial, respectivamente, y otras entidades que, como BBVA, aún no han informado sobre si han materializado los préstamos de Portillo en acciones. El sindicato de bancos es el primer accionista de Colonial por delante de Nozar, que tiene un 12,2% en la empresa. El resto de socios de la inmobiliaria son un grupo de empresarios liderados por Domingo Díaz de Mera que, conjuntamente tienen un 7%; Alicia Koplowitz (5,2%) y el promotor Aurelio González (5,2%). No obstante, Nozar tiene abierto un proceso similar al de Portillo, si bien su intención es quedarse con alrededor del 5% de Colonial y vender el 7% a sus bancos acreedores. Pacto Con la suscripción del pacto parasocial, los bancos y cajas pretenden conformar un "núcleo accionarial estable, comprometido con la gestión de Colonial", y cuyo fin será dar estabilidad a la empresa y permitir "su recuperación financiera a largo plazo, con el fin de maximizar la creación sostenida de valor para todos sus accionistas". El pacto parasocial suscrito por los bancos y cajas establece también que en caso de que alguna de las entidades integrantes del sindicato pretenda trasmitir a un tercero todas o parte de sus acciones de Colonial tendrá que contar con la autorización del resto de socios. Además, en caso de que logre dicha autorización para vender sus títulos, el resto de entidades firmantes del pacto tendrán derecho de vender también sus respectivas participaciones en la misma operación y en las mismas condiciones. En virtud del acuerdo, las entidades firmantes garantizan que nunca alcanzarán el porcentaje del 30% que obliga a formular una oferta pública de adquisición (OPA) sobre la empresa, y manifiestan su intención de "proponer el mayor número de consejeros posibles" El contrato suscrito por el conjunto de bancos tendrá una duración de dos años, si bien el sindicato de socios podrá determinar su finalización en "cualquier momento". En caso de cualquiera de las entidades incumpliera las cláusulas del pacto, estará obligado a satisfacer al resto de socios los daños y perjuicios ocasionados, además de 50 millones de euros en caso de que el incumplimiento se refiriera a los términos sobre la compra-venta de acciones.