La concesionaria está abierta a dar entrada a un nuevo socio en el consorcio con que el pasado mes de mayo se hizo con la autopista de Pensilvania (Estados Unidos), lo que le llevaría a reducir su actual participación del 50% en el mismo. La entrada de un nuevo socio en el consorcio, que por el momento completan Citi y Criteria, es una de las vías que el grupo de concesiones contempla para financiar su parte del importe de la adjudicación, que ascendió a 14.500 millones de dólares (unos 9.230 millones de euros).
Entre los posibles interesados en entrar en el consorcio que explotará durante 75 años la autopista Turnpike de Pensilvania figuran las entidades que también pujaron por ella a través de otros consorcios, como es el caso de Goldman Sachs. Del otro lado, Criteria indicó esta misma semana de temporal su participación en la sociedad adjudicataria de la vía, donde tiene una participación del 8,33%. Del monto total al que ascendió la privatización de la autopista, la mayor realizada hasta ahora en Estados Unidos, un 41,4% (6.000 millones de dólares) se financiará mediante aportaciones de capital por parte de los socios del consorcio en función de su participación (un 50% Abertis, un 41,6% Citi y un 8,33% Criteria). El otro 58,6% (8.500 millones de dólares) se sufragará a través de deuda bancaria. Entre el resto de alternativas que Abertis baraja para abonar los 3.000 millones de dólares (unos 1.930 millones de euros) de capital que le corresponde abonar en función de su participación, destaca también la realización de una posible ampliación de capital. Otras posibilidades pasan por las participaciones financieras que Abertis tiene en la concesionaria italiana Atlantia (6,67%) y la portuguesa Brisa (14,6%), valoradas en unos 1.000 y unos 800 millones de euros, respectivamente, y con las que acumula importantes plusvalías.