No habrá rueda de prensa de Janet Yellen este miércoles por la noche. Y es una pena (para los mercados, quizá un alivio para la presidenta de la FED), ya que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha confirmado que anunciará a su sustituto apenas unas horas después, el jueves.

La reunión de este miércoles será una cita de puro trámite, en la que los expertos no esperan que la institución que preside Janet Yellen haga ningún anuncio de calado. No suele hacerlo en las ocasiones en las que no hay rueda de prensa, ni publicación de estimaciones. El plato fuerte se producirá, dicen los analistas, el mes de diciembre, cuando está previsto que la FED suba tipos por tercera vez este año, hasta la zona de 1,25-1,50%.

Además, el mes pasado la institución ya anunció que este mes de octubre comenzaba a reducir el balance de la FED, tan abultado por los sucesivos QEs, que ya supone más de 4,5 billones de dólares.

Sin embargo, lo que le preocupa a los analistas es quién será el sustituto de Yellen a partir de finales del mes de enero de 2018. No se caracteriza Janet Yellen por ser especialmente explícita ni comunicativa y nunca desde que Donald Trump salió elegido ha hecho ningún comentario del presidente de Estados Unidos.  Y eso que uno de los objetivos de la presidenta del Banco Central  ha sido siempre y desde el primer momento, Janet Yellen, la presidenta de la FED. El mutismo de la próxima ex gobernadora de la FED ha sido inmaculado.  Habrá que ver si en diciembre, cuando se acerque su última cita, la situación variará, aunque no parece probable.

Balance de la FED

Balance de la FED

Los expertos de Monex Europe comentan que “de los cuatro candidatos que en su día participaban en la carrera a la presidencia, sólo dos finalistas quedan en la mente de Donald Trump, quien parece estar ultimando la elección de Jerome Powell, el candidato menos agresivo de los últimos dos contrincantes. John Taylor, el otro finalista, es considerado por los mercados significativamente más agresivo, ya que sus investigaciones académicas produjeron la famosa “Regla de Taylor” que expone, de forma acertada, la posible dirección de los tipos de interés de los bancos centrales. Esta regla sugiere que los tipos de interés en EEUU deberían situarse en la actualidad por encima del 2.5%, siendo esta la razón por la que los mercados lo consideran un candidato de carácter agresivo”. Hay que preguntarse si, de salir adelante, los tipos subirían rápidamente hasta ese nivel de equilibrio.

Yellen ya ha dicho en ocasiones, que la situación actual de la economía ha reducido estos tipos de equilibrio desde los niveles históricamente normales.

La cuestión es cómo van a quedar los tipos y nadie espera una subida ahora en noviembre. Así, Franck Dixmier, director global de Renta Fija de Allianz Global Investors, explica que “esperamos que la Reserva Federal de EE. UU. mantenga la política sobre los tipos de interés sin cambios en la reunión de noviembre del Comité Federal de Mercado Abierto, con el rango objetivo de los fondos federales en 1-1,25 por ciento. Sin embargo, asignamos una alta probabilidad a que la Fed eleve los tipos en un 0,25 por ciento en su reunión de diciembre, que sería el quinto incremento de un cuarto de punto desde que la Fed comenzó a subir los tipos de interés en diciembre de 2015”.

En opinión de estos analistas, “el mercado es demasiado complaciente con respecto al número potencial de aumentos de los tipos de la Fed en 2018. Los futuros de los fondos federales muestran que el mercado ya ha tenido en cuenta un incremento el próximo año, pero no nos sorprendería ver que la Fed haga dos o tres subidas en 2018”.

Probablemente el comunicado de mañana esté trufado de referencias a la inflación, que es el mandato que hoy en día más preocupa a la FED, sobre todo porque a pesar de que la tasa de desempleo está en mínimos del 4,2%, siguen ausentes las presiones salariales.