Los futuros de los principales índices de la bolsa de Nueva York registran pérdidas, adelantando una apertura en negativo, tras el triple récord registrado el pasado viernes, el noveno en lo que va de año. Mientras que continúa la presentación de resultados en EEUU, la atención ya está puesta en la reunión de la Reserva Federal.

Descensos de los futuros de Wall Street después de que el viernes cerrase con grandes avances, apuntándose un triple récord en sus principales indicadores, beneficiado por el impulso que está generando la nueva tanda de resultados empresariales.

Al cierre de la sesión, el Dow Jones subió un 0,85%, hasta 26.616,71 enteros, y con ello alcanzó la undécima marca histórica en lo que va año. También conquistó un nuevo récord, el decimocuarto de este año, el S&P 500, que avanzó un 1,18% o 33,62 puntos, hasta 2.872,87 unidades. Finalmente, el índice compuesto del mercado Nasdaq logró su decimotercer récord de este año gracias al impulso del 1,28%, hasta 7.505,77 unidades.

Con el triple récord alcanzado el viernes pasado, el noveno en lo que va de año, los tres indicadores completaron cuatro semanas seguidas con avances.

Desde Deutsche AM destacan que “impulsados por los recortes tributarios corporativos, el aumento del precio del petróleo y un entorno económico fuerte, las estimaciones de ganancias se han actualizado en aproximadamente cuatro puntos porcentuales. Es probable que algunos de estos factores se desvanezcan a medida que avance el año. Sin embargo, mientras persista la tendencia actual en las estimaciones de ganancias, el rally podría continuar”.

Los futuros del Dow Jones bajan un 0,20%; los del S&P 500, un 0,24% y los del Nasdaq, un 0,26%.

En la agenda del día al otro lado del Atlántico, destaca la publicación del deflactor del consumo privado subyacente de diciembre, que podría mostrar una aceleración hasta el 1,6%. Asimismo también se conocerá el dato de gasto personal y de ingresos personales del último mes de 2017, con una previsión de crecimiento del 0,5% y del 0,3%, respectivamente.

Sin embargo, la atención ya está puesta en la reunión de la Reserva Federal que comienza mañana, y en la que no se esperan cambios  tras el alza de 25 puntos básicos de los tipos en diciembre.

Franck Dixmier, director de renta fija de Allianz Global Investors, explica que, sin embargo, es interesante analizar el telón de fondo de la Fed a medida que nos adentramos en el 2018. “El anticipado ciclo de subida de tipos ha sido tenido en cuenta por los mercados aún más en las últimas semanas, en marcado contraste con la impermeabilidad de los mismos a las indicaciones (forward guidance) más duras de la Fed en el pasado. Los inversores ahora parecen estar anticipando al menos  tres subidas durante 2018, dada la situación económica más optimista, tanto en términos de crecimiento como de inflación, confirmada por el aumento de las perspectivas de inflación en las últimas semanas”, añade.

De cara al conjunto de la semana, la atención también estará en el discurso de Trump sobre el Estado de la Unión en el que abordará temas de relevancia como la política exterior (Corea del Norte, Irán), la política comercial (NAFTA, China), las infraestructuras (pendiente aún el plan que prometió cuando fue elegido) o la inmigración.

Mientras tanto, continúa la temporada de presentación de resultados. Hoy publican sus cuentas DST Systems, Sanmina, Lockeheed Martin, Seagate Technologies y Adient.

En la sesión del viernes destacó la subida de Intel, del 10,6%, que se vio impulsada por las buenas cifras del cuarto trimestre marcadas por la fortaleza del negocio de centros de datos, al que se va redirigiendo. La compañía mejoró sus estimaciones para 2018 por encima de lo que esperaba el mercado si bien reconoció que los fallos de seguridad en sus chips tendrán impacto negativo en sus cuentas.

Por el contrario, Colgate Palmolive cayó un 4,85%, tras publicar unas cuentas cuyas cifras de ventas del cuarto trimestre se quedó por debajo de lo estimado. Además, su margen bruto se ha deteriorado por los mayores costes de las materias primas y de empaquetamiento.

Por otro lado, el gigante japonés del comercio electrónico Rakuten y la multinacional estadounidense Wal Mart anunciaron el pasado viernes una alianza estratégica de venta por internet y entrega a domicilio, que supone una directa competencia con Amazon.

Con 133 compañías del S& 500 publicadas, el incremento medio del beneficio por acción es del 12,13%, un punto por encima de lo estimado inicialmente. De ellas, bate expectativas el 77,4%, el 9% se mantiene en línea y el restante 13,5%, decepciona.