Hablamos con José E. Gonzáles, Managing Partner de GCG Advisors , de lo más destacado de la economía y los mercados estadounidenses

Esta semana que comenzamos estaremos pendientes de algunos datos que se van a publicar, como el de la producción industrial y manufacturera de junio, y también pendientes del índice inmobiliario del mes de junio, además escucharemos a Jerome Powell esta semana

Correcto, los indicadores en términos económicas deberían estar en línea con lo esperado o mejor, como ha sido la tendencia en los últimos meses y en los últimos anuncios. Es innegable que la economía norteamericana está creciendo a niveles mucho mejores de lo esperado, y eso es precisamente lo que dice en el reporte el presidente de la Fed Jerome Powell, que fue anunciado y curiosamente días antes de su presentación en el congreso la economía crece a muy buen ritmo, porque viene con una inercia de saneamiento que dejó la administración Obama y recorte fiscal. La pregunta de ahí en adelante es si ese crecimiento va a impedir que suban las tasas de interés, o puede tener baches en el futuro.

Y tendrá algo que ver el dato del IPC que conocimos la semana pasada que subió en junio un 0,1% hasta una tasa anualizada del 2,9%, que no se veía desde el año 2012.

Y está por encima de la meta de la Fed que es 2%, con una tasa de desempleo que está por debajo del 5%, los salarios siguen sin subir. Pero eso subraya que las tasas de interés deberían seguir subiendo progresivamente como dice la Fed, pero probablemente dos veces más este año lo cual tiene a los mercados con cierta ansiedad y volatilidad, que es la marca de este año en los mercados de elecciones.

Que no paran de subir y bajar, por datos como el IPC o también por la guerra comercial que tenemos entre Estados Unidos y China sobre todo. Estados Unidos la semana pasada le puso unos aranceles de 200.000 millones de dólares, y China dice que no le va bien, pero que también es malo para todo el mundo y que va contra el sistema de la organización mundial de comercio. ¿Qué crees que puede pasar esta semana? ¿China va a reaccionar?

Es impresionante, porque la lista de bienes que iban a ser sancionados por los Estados Unidos, a los que se les iban a poner tarifas eran unos cuantos, y hoy incluyen prácticamente a todos los bienes que se importan de China. Hay quienes creen que la estrategia de Trump de hacer el bullying a los chinos, va a funcionar, sin embargo nada podría indicar que así vaya a ser porque no solo se trata de un déficit comercial, las medidas chinas podrían pasar por cuestiones cualitativas antes que cuantitativas ya que sigue siendo el mayor comprador de los bonos del tesoro norteamericano, es el acreedor más grande del país y las decisiones como se están tomando, no son lo más racional ni lo más coherente en términos de políticas públicas, lo cual es lo que tiene el mercado con cierto nivel del ansiedad y volatilidad en la medida que no nos queda claro con la visita de Trump a Europa en Inglaterra y veremos cómo viene la reunión con Putin, y tiende a contradecirse mucho, y eso no nos queda claro que esta guerra comercial llegue a ser completa o no pero marca mucho el manejo de lo público en el país, que es lo que los mercados siguen mirando con cautela.

¿Puede hacer algo la Organización Mundial de Comercio al respecto?

Las decisiones son políticas, el problema de sancionar a los Estados Unidos es que hay como acudir a las instancias del caso para protestar por las decisiones unilaterales norteamericanas, pero pelearse con los Estados Unidos que sigue siendo el mercado de consumo más grande del mundo, es lo que tiene contenido a chinos y europeos que buscan acomodos de uno y otro lado, que no necesariamente pueden funcionar. Los analistas políticos empiezan ya abiertamente a decir que la estrategia de negociación de Trump es la de un magnate del real state de la ciudad de Nueva York, bullying de tus adversarios y después va parcheando lo que funciona o no funciona. Es muy duro en público y muy placentero en privado.

Es claro que la estrategia de Trump es transaccional no transnacional, para el todo es una transacción y en el ámbito soberano las cuestiones transaccionales no suelen funcionar como en el ámbito privado, y todo eso está en movimiento.

Hay que tener en cuenta que en lo que se refiere a las tasas de interés y la inflación, la curva de retornos de los bonos del tesoro norteamericano está aplanada y se está empezando a invertir. En el pasado eso siempre ha indicado que el mercado anuncia una recesión, porque si las tasas de interés del corto plazo son más altas que las de largo plazo, la economía no va a funcionar y el mercado de renta fija está diciendo que todos esos problemas están empezando a acumularse, y en dos años podemos tener un ajuste.

Hay datos ya concretos de la guerra comercial, por ejemplo la compañía automovilística Tesla, ha decidido subir un 20% el precio de los automóviles en china, un caso en particular que afecta a España es el de la aceituna negra de mesa que Estados Unidos le ha puesto un arancel porque dice que afecta a la industria de california, otros casos como Harley Davidson, ¿Cómo crees que puede acabar esto?

El problema es que empezó una lista con unas decenas de bienes y hoy en día incluyen miles de bienes sin una política orquestada adecuada, que no solo va a afectar a los productores agrícolas de España, México o Perú, pero además también a los Estados Unidos porque lo que hay ahora es un conato de pelea, pero una guerra implica contramedidas de los sancionados y eso no lo hemos visto todavía. Los Estados Unidos sigue siendo un gran exportador de productos agrícolas como leche, soja, maíz y uno de los problemas que tuvo Colombia en los acuerdos de libre comercio con los Estados Unidos es que está diezmando la industria lechera colombiana y los colombianos tienen que dedicarse a hacer yogur y queso. En esta guerra va a haber heridos de ambas partes, por ejemplo el aguacate es importado casi totalmente de México, Perú y crecientemente de Asia, por lo tanto en esta guerra los americanos se pueden quedar sin sus tostadas de aguacate.

Cambiando de tema, al final de la semana pasada, las entidades financieras se empezaron a dar los resultados trimestrales con muy buenos datos para bancos como J.P. Morgan, ¿Crees que las entidades financieras están pasando por un muy buen momento? ¿Podríamos decir que tienen salud?

Sí, totalmente, recordemos que el beneficio fiscal tuvo un primer impacto en ciertas corporaciones y ha sido positivo, porque la actitud del consumidor norteamericano  y los empresarios es muy positiva, lo cual tiende a ayudar mucho al sector financiero. En el caso de los bancos grandes los resultados iniciales fueron mixtos, J.P. Morgan con muy buenos resultados, City Bank mixtos, Wells Fargo negativos, pero sigue pagando las cuentas de los excesos que tuvo la administración anterior. Sin embargo, las acciones cayeron a pesar de los resultados buenos, y una discusión de qué es lo que significa eso y es básicamente que el mercado sigue estando nervioso por una guerra comercial y sus impactos, si Trump se va a echar para atrás o si va a persistir en sus políticas y el sector financiero tiende a ser muy sensible con las expectativas.

Hablemos del sector tecnológico, la semana pasada registró records en el Nasdaq con las tecnológicas sobre todo Amazon, que está que se sale

Amazon no deja de crecer, pronto van a ser dueños del universo. No nos olvidemos que es una compañía que tuvo resultados negativos prácticamente desde su inicio hasta hace muy poco y ya está empezando a dar resultados netos positivos, con lo cual se demuestra que el modelo de Amazon es un modelo positivo, y de cara a todas las tensiones que hay en los mercados y esta volatilidad que retornaba este año, el sector tecnológico sigue creciendo y sigue teniendo grandes perspectivas de crecimiento, por lo tanto el  Nasdaq debería seguir teniendo buenos resultados en comparación al S&P 500 o al Dow Jones. Las expectativas en términos tecnológicos siguen siendo muy positivas, y en el espacio de medios lo siguen siendo por lo que hay en las series de fusiones y adquisiciones y las disputas por medios de comunicación, porque hay una creación de contenido y una confluencia de las plataformas en internet que producen medios que es lo que más consumimos quienes tenemos un teléfono inteligente.

Otra de las cosas que quería comentar es el informe de la OPEP de la semana pasada, que dice que la demanda mundial el año que viene superará los 100 millones de barriles diarios.

La demanda sigue estando en línea con lo esperado, el pico al que llegaron los precios del petróleo en las últimas semanas, que se corrigió esta semana, se debe a que hay tres productores importante en los que ha bajado la producción por distintas razones, en el caso de Irán por las sanciones impuestas por los Estados Unidos, hubo un problema en Libia que previeron que las exportaciones cayeran y el problema estructural de Venezuela , que habiendo producido 3 millones de barriles al día, lo que es 1,3 millones, y la expectativa es que a finales de año produzca solo 1 millón. Con ese tipo de crecimiento en la demanda que no es inusual para las condiciones globales si pensamos que seguimos viviendo la época del crecimiento sincronizado a nivel global, hay un problema de oferta, pero si Irán es capaz de seguir exportando petróleo, el problema de libia se resolvió por eso el petróleo cayó, y en el caso de Venezuela es imposible, de allí que Trump haya presionado a Arabia Saudí para que produzca 2 millones más de barriles, que es algo que puede y quiere hacer, porque los otros productores no están cumpliendo con sus cuotas.

La semana pasada estuvo Trump en Europa e insistió mucho en que tenían que aumentar el gasto en defensa los países europeos. Finalmente lo consiguió, ¿Esto tiene alguna connotación política o es por el sector armamentístico de Estados Unidos que siempre ha apoyado a Trump y van a ganar dinero con esto si el resto de países aumenta el gasto en defensa?

Digamos que lo apoyaron a medias, porque el acuerdo de buena intención siempre ha sido que cada país gaste el 2% de su producto interno bruto en defensa y nunca lo han hecho, Trump pedía que fuera 4 y la resolución fue que seguirán intentando que sea 2, es decir mucho ruido para pocas nueces. Por otro lado, en ese contexto de la noción transaccional en el manejo del estado, para Trump es un negocio, la resolución de la OMS o el intento de Estados Unidos de impedir que la OMS se manifestara a favor de la leche materna, fue para favorecer un productor de leche de formula cercano a la administración norteamericana, todo lo hace por un interés transaccional. Sin embargo, López Obrador, el presidente electo de México, acaba de anunciar que México no va a comprar 6 helicópteros norteamericanos a un costo de 6 millones porque México necesita gastar dinero en otras cosas más allá de la defensa, digamos que por allí deben venir las indicaciones, pero no necesariamente exitosas.