Cada vez que el Ibex 35 se acerca a los 10.000, los titulares sobre este nivel se convierten en la tónica dominante en el mercado. Sin embargo, en todas esas ocasiones, el analista técnico de Bolsamanía, José María Rodríguez, matiza que es solo un “número bonito, una barrera psicológica”. Con él coincide Daniel Pingarrón, de IG Markets, que habla así de este nivel:

“El Ibex 35 superó, tras la subasta de cierre del viernes, la cota de los 10.000 puntos. Esta referencia tiene cierta carga psicológica, al ser un número redondo, pero técnicamente no ofrece demasiado valor. Pese a ello, puede que no resulte fácil que el selectivo se asiente por encima de los 10.000 puntos. En la sesión de hoy, el índice los ha perdido durante buena parte de la mañana.

Técnicamente, los siguientes niveles que sí cuentan con precedentes de interés se encuentran en los 10.260 (desde noviembre de 2012 a junio de 2011, el Ibex topó con ellos en varias ocasiones), y por encima, los 10.550 (referencia de un triple techo entre mayo y julio de 2011).

Más allá de condicionamientos técnicos, el Ibex sigue contando con un potencial mayor que el resto de selectivos. El rally actual, que comenzó a finales de junio, y que ha lanzado la cotización del selectivo un 31% desde entonces (cifra tres veces superior a la subida de Wall Street desde esa fecha, y dos veces superior a la protagonizada por la media de la renta variable europea), no presenta grandes síntoma de agotamiento, más allá de cierta amenaza de corrección técnica (lo que resultaría hasta conveniente).

El Ibex tendría que subir aún un 60% para alcanzar sus máximos históricos previos a la crisis, mientras que sus homólogos americanos cotizan ya un 12% por encima de esa referencia. El Dax lo hace un 9%, y, en otro orden, el Cac debería subir un 45% hasta sus máximos históricos. Aunque estas comparativas pueden no ser muy rigurosas (pocas bolsas se encontraban tan sobrevaloradas por la burbuja como el Ibex), el potencial del selectivo se asienta en otros factores.

La recuperación del sector bancario (que ostenta un tercio de la capitalización del índice) es una realidad, alimentada por una doble vía: menor riesgo y más rentabilidad (los beneficios del sector están subiendo con fuerza, fruto de la finalización de la etapa de fuertes provisiones). Otros valores con gran ponderación en el selectivo (Telefónica, Inditex), también están en una clara tendencia alcista. Las compañías de más riesgo, como las constructoras, también atraviesan un momento dulce. De tal forma que el comportamiento sectorial del selectivo es netamente alcista. La estrategia emprendida por gran parte de las empresas españolas cotizadas durante los años de crisis ha sido, en términos generales, muy acertada. El desapalancamiento y la internacionalización han tardado en ser valorados, pero son una realidad, en un índice cuyos principales valores obtienen más de tres cuartas partes de sus beneficios fuera de España.

A nivel macro, el cambio del signo de los datos sobre la economía española también ha ayudado mucho al selectivo, especialmente en lo que se refiere al riesgo percibido. Aunque los datos macro no van a ser mejores este año que el anterior (el PIB caerá de forma parecida, el desempleo será mayor, el déficit ligeramente inferior y la deuda pública, muy superior), la sensación que proyecta la economía española es la de haber tocado fondo, mostrando una franca disposición a mejorar, hecho que tiene un claro efecto llamada para los inversores no residentes.

La rentabilidad de la deuda española, el activo más correlacionado con la cotización de la renta variable, sí que parece ofrecer ciertos síntomas de agotamiento, y no muestra mucha capacidad de mejora. Sin embargo, el mero mantenimiento en los niveles actuales (próximos al óptimo de financiación), no ha supuesto una rémora para el selectivo durante el último impulso alcista, que se ha producido de forma lineal e ininterrumpida, en las últimas 9 sesiones, desde los 9.300 puntos.

Así pues, en un escenario normalizado, en el que los mercados financieros conserven la calma, el Ibex 35 podría continuar despuntando. Los potenciales focos de estrés se han alejado en el calendario (la reducción de las inyecciones monetarias en Estados Unidos o el rebrote de las tensiones periféricas, como la negociación de un nuevo rescate a Grecia, pospuesta para el próximo año). Además, la etapa estacionaria en la que nos adentramos, suele jugar a favor de los activos cíclicos y de riesgo”.

M.G.

Aprende a invertir a corto, medio y largo plazo.

En Estrategias de Inversión hemos desarrollado nuestra septima edición del Programa Práctico de  Estrategias de Inversión y Trading para aprender a invertir a corto, medio y largo plazo.

Aprenderás a invertir con profesionales de los mercados financieros y utilizando las técnicas que realmente funcionan a la hora de invertir.
 

Solicita información gratuitamente  y descubre  nuestro programa pensado para inversores particulares.

 

Pide información