Las FAANG no han sido objetivo clave de los inversores españoles. Sin embargo, entrar en Facebook, Apple, Amazon, Netflix o Google hace cuatro años, hubiera sido la inversión de nuestra vida.

Desde el año 2014 en el que Goldman Sachs empezó a hablar del acrónimo FAANG, las acciones de estas cinco compañías se han revalorizado entre un mínimo del 100%, correspondiente a Alphabet, la matriz de Google, y un 500%, de Netflix.

Si los inversores hubieran invertido parte de su dinero comprando una cartera con estos valores, Facebook, Apple, Amazon, Netflix o Google, habrían obtenido una rentabilidad media del 280% en tan solo 4 años.  Dichos valores tienen siempre la misma dinámica, acciones que crean valor por si solos y además absorben el valor que tienen otras compañías u otros sectores, esquilmando la rentabilidad de valores o sectores débiles en detrimentos de estos grandes colosos de la tecnología.

grafico inversiones en FAANG

Las FAANG no han sido cazadas por gran parte de los inversores Españoles. Por un lado, a los gestores Value no les gustan las tecnológicas por lo alto que cotizan estos valores con respecto a sus múltiplos de ventas, beneficios, ebitda….con un PER de 50 es imposible que un gestor Value entre en estos valores, ellos entran a PER 8-12 veces beneficio.

Y los inversores particulares españoles se centran mucho en valores del continuo y en Índices bursátiles de Estados Unidos, no en valores tecnológicos, a pesar de que son los más conocidos entre los inversores.

Pero dichos valores al final han dado la razón a los analistas e inversores que confiaron en ellos a pesar de la alta valoración de sus fundamentales. Hemos ido viendo como sectores cómo la prensa o televisiones están desplomándose por el empuje de estas nuevas plataformas. Vemos cómo los grandes almacenes y pequeños comercios están menguando sus ventas por el empuje de Amazon, pero los inversores han seguido apostando por los valores locales.

Los valores seguirán creciendo, ya que seguirán engullendo valor a los sectores afectados (publicidad, consumo…)  y lograrán absorber además valor de otros sectores (Banca, Automoción…) en los que aún no están tan presentes.