La conquista del negocio de la nube es el gran reto que tiene delante de sí gran parte de las compañías tecnológicas del mundo. Lo hemos visto durante la publicación de los últimos resultados, aquellas que han sido capaces de demostrar que ganan dinero con ese negocio han dejado buen sabor de boca.

De hecho, la nube (cloud en inglés) se ha convertido prácticamente en una obsesión, o quizá la última tabla de salvación para aquellas grandes tecnológicas a las que el paso del tiempo está obligando a cambiar radicalmente su modelo de negocio.

En este territorio están tanto Microsoft como IBM. La primera fue durante década el líder indiscutible del software en el mundo. La otra uno de los mayores fabricantes de ordenadores personales a nivel global.

Como el resto de las empresas tecnológicas, ambas firmas se vieron muy afectadas por el estallido de la burbuja de las puntocom en el año 2000.  Y no ha sido fácil para ninguna de las dos alcanzar el nivel en el que estaban hace 17 años. En concreto, IBM tardó casi 10 años y Microsoft no lo logró hasta diciembre del año pasado.

Tal y como se puede ver en el siguiente gráfico, desde el año 2000, IBM sube más de un 47% y Microsoft apenas un 17%. Pero quizá la nube pueda solucionar los problemas de unos negocios que habían quedado algo perdidos en las nuevas tecnologías y las necesidades de los usuarios.

Microsoft e IBM desde el 2000

De hecho, Microsoft, que es una de las compañías más avanzadas en la nube desde que en 2014 Satya Nadella se hizo cargo de la empresa, se puede observar cómo la evolución en bolsa de Microsoft se ha disparado.

En concreto, la compañía sube casi un 90% desde que Nadella sustituyó a Steve Ballmer. Que el ingeniero fuera uno de los artífices del incipiente negocio de la nube fue una de las virtudes que más han ensalzado los analistas.  De hecho, en los resultados de hace unos días hemos asistido a mejoras de esta línea de negocio de más de un 10%, lo que ha ayudado a compensar la caída de ventas de tablets y de videoconsolas.

En este periodo, desde principios de febrero de 2014, IBM se deja algo más de un 10% y es que su aventura en la nube es más reciente. De hecho, los analistas destacan a Microsoft en el grupo de compañías pioneras y líderes en el cloud computing, junto a nombres como Amazon. 

IBM y Microsoft

IBM, no obstante, podría conseguirlo. No sería la primera transformación de su negocio que hace en sus más de 100 años de vida.  Justo este mismo año ha comenzado la transformación que le permitirá –o al menos intentará- hacer de una compañía de hardware a una empresa de servicios de software en la nube.

Por el momento, en los doce últimos meses, los inversores siguen premiando en bolsa a la compañía que más cerca está de alcanzar el cielo, la nube, Microsoft. En las últimas 52 semanas,  la firma que preside Nadella sube más de un 37% frente al 3% que avanza su rival en bolsa.

IBM y Microsoft

Pero, ¿cómo lo ven los analistas?

En estos momentos, los datos de Facset muestran que un 73% de los analistas que siguen a Microsoft apuestan por comprar sus acciones, frente al 24% que aconseja mantener y el 3% que apuesta por las ventas. Son, no obstante, más tibios con IPC, cuya recomendación media es de mantener. Así, un 22% aconseja comprar, frente al 59% que marca mantener y el 19% restante que apuesta por vender.

En ambos casos, el precio objetivo de las dos empresas está muy cerca de su cotización actual, lo que haría que el potencial de ambas sociedades esté muy limitado en estos momentos.

Indicadores Premium

También gana aquí Microsoft, cuyos indicadores marca que se encuentra en fase alcista, con una puntuación de 9 sobre 10.

Microsoft

Para IBM la puntuación es de 6, lo que la sitúa en fase de consolidación bursátil.

IBM