Nada objetaremos a nivel técnico en el valor, en una esplendorosa tendencia alcista, al menos mientras respete la zona de 135 dólares, que hoy parece lejana.

No obstante, mirando algunos datos da la sensación que la alegría puede moderarse en los próximos trimestres. En el cuadro superior apreciamos la correlación existente en los trimestres de altos crecimientos con una mayor fuerza en el precio, y a la inversa. Nótese que las estimaciones de crecimiento de beneficios para 2018 apenas llegan al 20%, cuando en trimestres anteriores se ha venido creciendo a tasas por encima del 100%.

 

 

Lo expuesto antes lo podemos intuir al ver el cuadro sobre los distintos precios objetivo del consenso de analistas. Fíjense que los más positivos otorgan un potencial alcista del 17% por encima de estos niveles, lo cual parece pobre para un valor que ha sido capaz de revalorizarse un 500% en los últimos cinco años:

 

 

Por otro lado, en el corto plazo se aprecia cómo el diferencial de comportamiento entre el valor y el NASDAQ100 se aproxima a su resistencia, desde donde viene encontrando problemas de “performance”:

 

 

Mantendríamos por técnico, porque aún no ha registrado un deterioro, aunque extremaríamos su vigilancia en base a los otros datos expuestos antes.