En el tercer trimestre, el PIB del país se expandió un 2,8%, frente a lo que esperaba el consenso, un 2%. Se trata del nivel más alto en año y medio. Hay que recordar que en el trimestre anterior el crecimiento fue de un 2,5%. (Ver comunicado)

La mayor parte de los expertos calculaban que el cierre parcial de la administración estadounidense el pasado mes de septiembre podría haber restado a la expansión de la economía alrededor de 3 décimas.

Si se analiza el dato se observa que el consumo privado ha ralentizado el crecimiento hasta el 1,5%, así como la inversión productiva, que pasa a aumentar un 1,6% frente al 4,7% anterior.

Unos datos que observará con mucha cautela la FED en su próxima reunión, más si se tiene en cuenta que este dato no ha sido el único que ha sorprendido al mercado. Ya ha pasado esta semana con los ISM, tanto manufacturero, como de servicios. También con la venta de viviendas.

De hecho, la inversión residencial sube hasta el 14,6% desde el 14,2% anterior. Y las exportaciones siguen creciendo, aunque de forma más lenta que en el trimestre anterior. Las compras desde el exterior han pasado a aumentar un 4% frente al 8% del trimestre anterior. También aumentan las importaciones.

El shutdown no ha evitado que el gasto público aumente en este trimestre hasta el 0,2% desde una caída en el periodo anterior.

Además de la evolución del PIB, los miembros de la autoridad monetaria también vigilarán con especial atención los datos de empleo. Mañana conoceremos las cifras de paro, que podrían haber sabido hasta el 7,3%. Habrá que ver si los datos nos vuelven a sorprender.

En cualquier caso, hoy se ha conocido ya que las peticiones iniciales de dsempleo han caído hasta 336.000 desde 345.000 personas, en línea con las estimaciones. (Ver comunicado)

La media de las últimas cuatro semanas cae hasta 348.250; lo que supone un descenso de 9.250 frente a la de la semana pasada.