Wall Street ha abierto este viernes al alza con una subida cercana al 0,5% en sus principales índices bursátiles. En concreto, el Dow Jones se revaloriza un 0,60% hasta los 25.110 puntos, mientras que el Nasdaq se anota una subida del 0,7% y el S&P 500 una revalorización del 0,6%. Pese a las subidas, Wall Street aún registra caídas semanales.

 

El Dow Jones ha subido 200 puntos en la apertura, con Intel como la acción más alcista con una escalada del 2,5%, seguido de IBM (+1,7%) y Microsoft (1,2%), mientras que los únicos valores que caen son United Technologies y General Electric. En el S&P el sector que encabeza las revalorizaciones es el tecnológico.

Los participantes del mercado aún esperan que la Fed suba las tipos tres veces este año, comenzando con su próxima reunión el 21 de marzo.

En una jornada sin referencias relevantes al otro lado del Atlántico, en el apartado empresarial destaca que, según el diario The Wall Street Journal, un antiguo presidente de General Electric hizo un mal diagnóstico de la situación y eso llevó a poner encima de la mesa unas previsiones demasiado optimistas. Por otro lado, la agencia Reuters también ha desvelado que el acercamiento de la compañía a la creación de energía eléctrica por medio de combustibles fósiles no está dando resultado.

La rentabilidad del bono estadounidense a diez años registra caídas hasta los 2,88%, con un repunte del precio del 0,28%. El bono de EEUU repuntó a máximos de cuatro años con una rentabilidad del 2,95% tras conocer las actas de la Reserva Federal, en las que el banco central estadodunidense justificó el crecimiento económico y la inflación de la economía de EEUU para seguir normalizando su política monetaria. 

Las bolsas europeas cotizan a pocas horas de su cierre en positivo, salvo el FTSE de Londres que cae un 0,2% y el Ibex 35 español que cae un 0,8%.

El euro en su cambio frente al dólar cae un 0,28% hasta los 1,22 dólares. En el mercado de materias primas, el dólar de referencia en EEUU, el barril West Texas, sube un 0,10% hasta los 62,85 dólares, mientras que el Brent llega a los 66,5 dólares con una subida del 0,15%. El oro, por su parte, se deja un 0,3% hasta los 1.328 dólares por onza.