El indicador sobre el gasto de los consumidores en Estados Unidos se incrementó más de lo esperado por el consenso de analistas en el mes de octubre, mientras la inflación apenas sufrió cambios. 
 Por un la demanda se está acelerando, mientras que por otro la inflación en el país se mantiene quita con respecto a las últimas cifras. Los datos que se han conocido con respecto a las ventas minoristas mostraron una inesperada caída en los precios al consumidor en el mes pasado, lo que para los expertos debería suponer que la Reserva Federal mantenga su actual ritmo de compra de bonos. (Ver comunicado)

Así, las ventas minoristas excluyendo automóviles, gasolina y materiales de construcción subieron un 0,5% en octubre tras avanzar un 0,3% en septiembre, según informó el Departamento de Comercio. El consenso de mercado que el nivel de ventas se elevasen un 0,3%.

El aumento mayor al esperado en las ventas minoristas sugiere que el gasto del consumidor probablemente se acelere, según apunta el consenso de analistas. "Sin embargo, eso no es suficiente para generar reducir la inflación en la economía”, explica el informe.

Evolución ventas minoristas


El IPC se mantiene plano

Además, en otro informe por separado, el Departamento de Comercio publicó que el índice de precios al consumidor descendió un 0,1% el mes pasado teniendo en cuenta que el precio de la gasolina bajó con fuerza, después de haber aumentado un 0,2% en septiembre.

En los 12 meses hasta octubre, el IPC aumentó un 1%, el menor incremento desde octubre de 2009. Se había pronosticado un incremento del 1,2% en septiembre.

Así, excluyendo la energía  y los alimentos frescos, el llamado IPC subyacente, subió un 0,1%, en línea con las cifras anteriores por tercer mes consecutivo. Esto podría aumentar las preocupaciones entre algunos funcionarios de la FED sobre la inflación.

Durante los últimos 12 meses, el IPC aumentó 1,7%, igualando el alza del mes anterior. La Reserva Federal apunta que el nivel de inflación llegará a un 2%, a pesar de que el seguimiento tiende a estar por debajo de los pronósticos.