Parece que la inflación ya no es un problema sin importancia o algo pasajero para la FED y el jefeeconomista globalde Bank of America, Ethan Harris, espera unos cambios más agresivos por parte de la entidad. Prevé hasta siete aumentos de los tipos de interés para el presente año, según Michael S. Derby en The Wall Street Journal.

“Es probable que la FED eleve siete veces su objetivo de tasa de interés a corto plazo cercano a cero en el transcurso de este año, en su camino hacia un punto de parada de entre 2,75% y 3%,” escribió Harris.

“La Fed casi ha admitido que está rezagada cuando se trata de controlar la inflación, y esta ruta de política monetaria debería afectar a la economía con un retraso, pesando sobre el crecimiento de 2023”, escribió Harris. Dijo en su nota que había recortado su perspectiva de crecimiento para este año a un aumento del 3,6%, y ahora ve una inflación, sin los costos de los alimentos y la energía, del 3% durante 2022, frente a una estimación anterior del 2,6%.

En su reunión de diciembre, la FED apuntó a la posibilidad de tres subidas de tipos este año. Varios funcionarios han afirmado que ven tres aumentos de tasas, aunque algunos funcionarios, como el líder de la Fed de St. Louis, James Bullard, considera que cuatro aumentos de tasas podrían ser apropiados, mientras que el gobernador de la FED, Christopher Waller, dijo que aún hay más aumentos sobre la mesa.

El economista de J.P. Morgan, Michael Feroli, dijo en una nota a los clientes el viernes que su banco también espera más aumentos del banco central. "Estamos revisando nuestro llamado de la FED para buscar cinco aumentos de tasas este año (anteriormente cuatro aumentos), aunque ahora estamos buscando solo tres aumentos el próximo año, uno menos que nuestras expectativas anteriores".

Evercore ISI también consideró que los datos publicados el viernes respaldan una perspectiva de cinco aumentos de tasas, pero existe el riesgo de que la FED pueda aumentar las tasas seis o siete veces dependiendo de la inflación.

El impulsor central en la perspectiva de la política de la FED es una inflación que es más alta y más duradera de lo que esperaban los funcionarios del banco central. La preocupación por las presiones de los precios es tal que aceleró el final de suprograma de compra de bonos, y en su reunión del Comité Federal de Mercado Abierto la semana pasada, el banco central señaló con firmeza que subiría las tasas en marzo.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

El viernes, el gobierno informó que el barómetro de inflación preferido por la FED, el índice de precios de gastos de consumo personal, alcanzó un aumento general del 5,8% en diciembre, el nivel más alto desde principios de la década de 1980, con precios despojados de alimentos y factores energéticos que subieron un 4,9%. Mientras tanto, los empleadores gastaron un 4% más en salarios y beneficios el año pasado, la mayor ganancia de este tipo desde 2001.

“Con la inflación de los salarios y de los precios subyacentes fuera de control, no es de extrañar que la FED esté mucho menos segura de que este aumento sea de corta duración”, dijeron economistas de Capital Economics.

“Lo que suceda después del probable aumento de las tasas de marzo no está claro y será impulsado por una perspectiva difícil de pronosticar”, dijo el presidente de la FED, Jerome Powell, en una conferencia de prensa el miércoles, celebrada después de la reunión. También señaló que la FED puede trabajar para controlar la inflación sin dañar el mercado laboral y dijo que "hay bastante espacio para aumentar las tasas de interés sin amenazar el mercado laboral".

Hablando durante una entrevista de National Public Radio el viernes, el líder de la FED de Minneapolis, Neel Kashakri, estuvo de acuerdo en que hay mucha incertidumbre sobre las perspectivas y, aunque se avecina una política monetaria más estricta, es demasiado pronto para decir hasta dónde tendrá que llegar la Fed.

“Creemos que gran parte de la razón por la que los precios están altos en este momento son factores temporales relacionados con Covid”, dijo en el programa de radio. “Esas interrupciones podrían resolverse y eliminar la necesidad de un camino de acción agresivo, pero no está claro cómo se desarrollará eso”.

Pero incluso frente a esa incertidumbre, es probable que haya tasas más altas. “La economía está funcionando bien, fundamentalmente, pero está un poco desequilibrada en este momento. Y tenemos que volver a equilibrarlo”, señaló Kashkari.

Si bien la velocidad con la que es probable que la FED suba las tasas parece agresiva para algunos, el analista de Deutsche Bank, Alan Ruskin, dijo el viernes que la historia cuenta una historia diferente. Frente a la perspectiva actual de la FED que podría llevar la tasa objetivo de los fondos federales al 1% o al 1,25% para el cierre de 2022, Ruskin dijo que en los ciclos de ajuste que se remontan a 1973, la cantidad promedio de ajuste en el primer año fue de solo por debajo del 3% y la mediana poco menos del 2,5%.

“La media actual para estos ciclos es aproximadamente el doble de lo que se ha descontado para el primer año de ajuste en este ciclo. El precio fijado para el primer año de un ajuste de 2022/23 representaría un comienzo muy lento en relación con los ciclos de ajuste de las últimas cinco décadas”, indicó Ruskin.