La sesión en Europa se está desarrollando en estos momentos más o menos como se esperaba, una paciencia y ausencia de movimiento prácticamente total en todas partes a la espera del dato de empleo de Estados Unidos que conoceremos a las 14:30, hora española.
 
Vale que el futuro del índice alemán y el europeo están subiendo más o menos +0,5% de media pero esta mejora es por recuperación de las cotizaciones desde el cierre oficial de la sesión a las 17:35 de la tarde, por lo que en realidad no superemos los máximos del mes y nos quedamos más o menos neutrales… pero ojo a las materias primas.
 
Algo que está animando también un poco las cosas es el nuevo descenso de los futuros sobre renta alemana, ya que dejaron hace unos días una clara figura bajista de los nuevos máximos históricos y también debemos pensar que con el volumen que se espera hoy de negociación, algunos están aprovechando para salir del vencimiento de marzo que vence el jueves que viene y se estarán metiendo en el de junio.
 
Por otro lado, las materias primas siguen siendo uno de los principales motores de la sesión, ya que ahora mismo el oro está subiendo casi el un, 2% y tocando los 1273 $ por onza, manteniendo el impulso alcista de las últimas semanas, algo que se está mirando de reojo porque no deja de ser evidente que lo que está subiendo es el aumento de su condición de activo refugio, algo que puede ser hasta ciento punto contradictorio con una mejora de los activos de riesgo.

Junto con el oro, la plata está subiendo el 1,1%, el cobre también el 0,8% y va camino de dejar su mejor semana en bastante tiempo y además el platino también está subiendo el 1,81%, alejándose de los mínimos de la crisis.
Consecuencia de todo lo anterior, el súper sector de recursos básicos es el mejor de Europa subiendo cerca del 2%. El resto de súper sectores están muy perezoso, con descensos inferiores a 0,5% y además el Ibex 35 tiene hoy un problema, porque está cerca de estar plano pero con el súper sector bancario descendiendo -0,22%, pues aparece algo de precaución en el sector español y que hay que tener vigilado porque éste abre la puerta a tener algunas figuras bajistas en bastantes valores, algo que por otro lado tiene que pasar el examen del dato de creación de empleo de Estados Unidos, así que todavía hay mucho por delante.

Con respecto al crudo, no tiene demasiado movimiento hoy y se sitúa ligeramente por debajo de los 37 $, lo que hace que las petroleras mejoran sólo 0,22%.

El verdadero protagonista del día es el dato de creación de empleo de Estados Unidos del mes de febrero que conoceremos dentro de unas horas y que se necesita que esté “en su punto”: ni demasiado fuerte como para apoyar a la Reserva Federal para seguir subiendo los tipos de interés de forma gradual, pero no lo suficientemente débil como para pensar que la economía de Estados Unidos pueda caer en recesión.

Apoyando la figura anterior, hemos tenido unos cuantos datos a lo largo de toda esta semana que abogan por un dato más o menos en la neutralidad, ya que el ADP superó los 210.000, mucho mejor de lo esperado, pero sin embargo tenemos algunos datos del sector tanto manufacturero como de servicios en contracción y además el ISM de no manufacturas de ayer dejó el indicador de empleo también en contracción, por lo que la suma se aproxima a cero. Aun así, debemos ser conscientes de que todas estas cábalas a veces fallan, porque no es la primera vez en donde todos los datos aledaños de empleo son mucho peores de lo esperado, y el dato general de empleo sale todo lo contrario. Por lo tanto, está justificada la neutralidad en el mercado que estamos viendo en las últimas sesiones.
Antes del dato, vamos a darnos una vuelta por algunos gráficos interesantes para saber más o menos su situación.

Ya saben que uno de los factores determinantes para que la Reserva Federal vaya a subir los tipos de interés es que las perspectivas de inflación sean lo suficientemente fuertes para acercarse a su objetivo. Para ello siempre la Reserva Federal mira lo que pueda aumentar el consumo interno, de ahí que prefieran el indicador PCE al IPC, pues el primero es el gasto general y el segundo es sólo una cesta de productos.

El primero que vamos a mirar es la media de beneficios por hora de los trabajadores. Vean que el mes pasado tuvo un repunte bastante importante cercano al 0,5% y se necesitan variaciones positivas de este tipo para mantener este factor con  vida:



Vean cómo está el PCE subyacente (sin gasolina ni alimentos):



Cómo está el IPC subyacente:



Vean también cómo la tasa de desempleo está situada en el 4,9%:



Pero, como siempre, vean como la tasa de desempleo sigue el fuerte descenso de la tasa de participación de la fuerza laboral, está situado en niveles no vistos desde los años 70:



Y, por supuesto, cómo está la creación de empleo. Lo ideal para mantener a la FED tranquila es rondar un pelín por encima de los 150.000 pero por  debajo de los 200.000.