Seguimos navegando en el mercado bajo la inercia del día de ayer y un constante rebote del sector tecnológico que ahora mismo es el mejor de Europa con un incremento del 1,3%.

No sólo nos apoya el rebote de las bajadas anteriores sino también movimientos empresariales, ya que si tan importante es el sector tecnológico para el cambio que estamos sufriendo en todas partes, la sensación de que las operaciones corporativas van a aumentar, también ayuda a buscar opciones de compra cuando los precios retroceden mucho. En este sentido tenemos a Hexagon que está subiendo más del 15% tras informaciones de Wall Street Journal de que habría sido comprada.

Uno de los puntos más importantes que tenemos en el día de hoy es ver que el futuro del índice alemán está creando nuevos máximos anuales y es que si miramos los componentes por dentro nos damos cuenta de que dos de los tres que más incremento de precio tienen en el día de hoy son Utilities con una mejora que ronda el 2,2% de media. Si recuerdan, las dos principales del índice tuvieron un fallo judicial a su favor en donde podrían tener derecho a la devolución de un impuesto extra creado tras el desastre de Fukushima. Pero por otro lado, no es bueno ver que algunos sectores defensivos empiezan a tener un mejor comportamiento que otros más cíclicos.

A destacar que la mejora del índice alemán se está llevando a cabo con el sector de automoción y recambios en negativo durante gran parte de la sesión aunque en estos momentos ya intenta pasar a positivo.

Ver que sectores defensivos están empezando a hacer lo mejor es algo realmente preocupante que debemos tener vigilado si se combina con aquella frase del BCE diciendo que está dispuesto a bajar más los tipos de interés si la situación se complica. De hecho, algunas voces están diciendo que la compra de deuda por parte del BCE ha sido completamente inútil para subir la inflación, por lo que están empezando a aparecer algunas dudas acerca de la sostenibilidad de la mejora económica en el medio plazo, así que todo el mundo está empezando a tener en las pantallas cualquier movimiento peor de lo esperado de los índices de directores de compra, ya que un empeoramiento de las cifras hablaría de un crecimiento más moderado de lo esperado.