Acaba de dar el visto bueno a la subida del precio del crudo porque dice que considera que se ha hecho suelo porque la vuelta de Irán a los mercados ha sido menos fuerte de lo esperado, o por lo menos tanto como los iraníes decían que iba a ser, lo que se une a que el suministro de los productores fuera de la OPEP está cayendo.
 
De momento esa es la previsión, pero está todo el mundo muy pendiente de lo que pueda pasar con Irán, porque a lo mejor empiezan a acelerar y la situación cambia.
 
En su informe mensual dice que en febrero el suministro mundial de crudo se ha reducido en 180.000 barriles por día hasta alcanzar una cifra de 96,5 millones de barriles por día debido a recortes de producción tanto dentro de la OPEP como fuera. Sin embargo, dichos niveles están todavía por encima de los del año pasado en 1,8 millones de barriles por día. Haciendo cuentas, se tiene que el incremento de producción hecha por la OPEP ha conseguido compensar la reducción de la producción fuera de los de la OPEP en los últimos tiempos.
 
En cuanto a previsiones, espera que la producción fuera de la OPEP en 2016 caiga en 750.000 barriles por día hasta alcanzar un total de 57 millones de barriles por día, lo que supone una reducción de la previsión con respecto al mes anterior de 100.000 barriles por día.
 
Con respecto a la OPEP, en febrero la producción descendió en 90.000 barriles por día hasta mantenerse en un total de 32,61 millones de barriles por día, donde el incremento de la producción en Irán, compensa los descensos de Nigeria, Emiratos Árabes Unidos e Irak, con una participación neutral de Arabia Saudita porque mantiene intactas sus cifras.
 
Con respecto al famoso acuerdo de congelación de producción, dicen que no parece que vaya a afectar sustancialmente el equilibrio entre suministro y demanda en la primera mitad de 2016, pero es un punto a favor de la mayoría de las predicciones y previsiones que decían que aparecería un equilibrio en la segunda mitad de este año.