Creación de empleo de Estados Unidos del mes de mayo nos ha puesto los pelos de punta porque queda en una creación de nada más que 38.000, impresionantemente peor de lo esperado que era una creación de 164.000.
 
Encima, se revisan a la baja los datos de abril pasando a 123.000 desde 160.000 y además a la baja el de mes de mayo que baja a 168.000 desde 208.000.
 
El sector privado crea 25.000 puestos de empleo, cuando se esperaba 152.000, y además el del mes de abril se rebaja a 130.000 desde los 171.000 del dato anterior.
 
Los puestos de trabajo gubernamentales suman +13.000 y se reduce el descenso del mes anterior a -7000 desde los -11.000 anteriores.
 
Los puestos de trabajo en fábricas caen -10.000, mucho peor de lo esperado que era una reducción de -1000 y además se reduce la lectura del mes de abril a un crecimiento de +2000 desde los +4000 anteriores.
 
Los empleos en la producción de bienes se desploman en -36.000, la construcción cae -15.000, el servicios se crean +61.000 y en los minoristas +11.400.
 
La tasa de participación de la fuerza laboral se reduce otra vez al 62,6% desde el 62,8% del mes pasado.
 
Empezamos por los datos de dentro del general:
 
La tasa de desempleo baja al 4,7% desde el 5% anterior, mucho mejor de lo esperado que era un descenso al 4,9%. Sin embargo, la medida del desempleo bajo la denominación U-6, que es mucho más general que la más conocida, se mantiene en el 9,7%.
 
La media de salario por horas de todos los trabajadores sube el +0,2%, lo esperado, bajando desde el +0,4% del mes de abril, revisado al alza desde el +0,3% anterior. Aquí si que hay un ligero punto a favor de la Reserva Federal.
 
La media de horas trabajadas se mantiene en 34,4 horas y se rebaja ligeramente la del mes de abril a 34,4 desde el 34,5 anterior.
 
Vaya dato, terriblemente malo. Lo que más va a preocupar a todos los operadores es ver que se han reducido las cifras de los dos meses anteriores y solamente se han creado ligeramente menos de 40.000 puestos de trabajo y sin embargo la tasa de desempleo general está en el 4,7%. Hay cosas que no cuadran.
 
Hay dos puntos a favor de la Reserva Federal, el aumento de los salarios por hora que está dentro de lo esperado, y la bajada de la tasa de desempleo, pero poco más. Se sigue creando empleo, pero por debajo de los 100.000, no es de recibo pensar en subidas de tipos de interés este mes. Este dato no es bueno y no debería apoyar subir los tipos de interés por parte de la Reserva Federal, así que el mercado va estar intentando buscarle las cosquillas al dato para saber si la Reserva Federal puede esperar a julio o simplemente es un dato preocupante que avisan de cierta debilidad económica, lo que sería mucho más preocupante.
 
El dato no habla bien del mercado laboral, es malo para la economía, malo para el mercado, es bueno para los bonos y malísimo para el dólar. Algunas cifras van a necesitar muchísima digestión y, desde luego, el único punto positivo es que puede hacer pensar a la Reserva Federal a no subir los tipos de junio como mínimo. Lo que ha quedado claro es que las manufacturas tienen problemas y los servicios esta mejorando, por lo que la fortaleza del dólar no es algo favorable para este punto de debilidad del sector de manufacturas.