Filadelfia, Cas Shiller, FHFA, Ricfmond, Conference Board, etc.

- Índice de la Reserva Federal de Filadelfia del sector de no manufacturas nos deja un índice de nuevos pedidos que sube de 22,6 a 33,5 en abril.

El índice de empleo a tiempo completo sube de 17,2 a 26,4.

El índice de salarios y costes sube de 22,3 a 39,3.

El nivel de actividad empresarial sube de 32,5 a 34,9. El de negocios regionales baja de 35,4 a 30,1.

La lectura general, que es este último índice regional que hemos visto, es un punto negativo porque es un descenso, aunque la realidad es que las firmas más grandes y los datos en el interior del índice son muy positivos, especialmente esa fuerte subida del dato de empleo.

El dato es ligeramente positivo para el mercado, ligeramente positivo para el dólar, ligeramente negativo para los bonos.

- Índice de precios de 20 áreas metropolitanas Case Shiller del mes de febrero nos deja un incremento interanual del 5,9%, subiendo desde el 5,7% anterior y mejor de lo esperado por dos décimas.

Sin embargo, la variación mensual del mes de febrero pasa de un incremento del 0,9% a ser uno del 0,7%, peor de lo esperado que era subir el 0,8%.

En general, los precios siguen subiendo en el mercado inmobiliario y esto es positivo para la economía y de momento no parece que afecten los problemas de la subida de tipos de interés hipotecarios porque ya vimos la semana pasada que habían bajado los fijos a 30 años por debajo de 4%, por lo que la situación sigue en calma y favorece a la economía.

Buen dato para el mercado, buen dato para el dólar y mal dato para los bonos.

- Índice de precios de viviendas monitorizados por la FHFA nos deja una variación alcista en el mes de febrero del 0,8% subiendo desde el 0,2% anterior y mucho mejor de lo esperado que era una subida de 0,3%. En la interanual pasamos de una subida del 5,7% al 6,4%.

Sigue dando apoyo a la economía del sector inmobiliario y, como hemos visto en otros indicadores, hay un fuerte beneficio por ver que los tipos hipotecarios se mantienen en niveles más bajos que en semanas anteriores, cerca de los que teníamos cuando entró en la Casa Blanca Donald Trump.

- Confianza del consumidor de la Coference Board del mes de abril nos da un susto porque pasamos de 124,9 a 120,3, una bajada superior a lo esperado que era quedarnos en 122,5.

Tomamos este descenso como una especie de medida de precaución hasta que la Casa Blanca decida poner en marcha los programas estrella de Donald Trump, pero no es lo que necesitamos ver.

Mal dato para la economía, mal dato para el mercado, bueno para los bonos y malo para el dólar.

- Venta de viviendas nuevas en Estados Unidos del mes de marzo pasa de un crecimiento del 0,3% a un disparo del 5,8%, por encima del descenso de -0,8% que se esperaba. En miles de unidades anualizadas, pasamos de 587.000 a 621.000, mejor de lo esperado que era bajar a 583.000.

Es un muy buen dato que va a lomos de los indicadores de precios que hemos conocido antes de la apertura. Hay que recordar que los tipos hipotecarios han descendido mucho en las últimas semanas hasta anular el incremento desde que Donald Trump es presidente. Es un buen dato para la economía, buen dato para el mercado, buen dato para el dólar y malo para los bonos.

- Índice de manufacturas de la Reserva Federal de Richmond nos deja una lectura del mes de abril de 20, bajando desde el 22 anterior pero por encima del 16 esperado.

El indicador de envíos sube fuertemente desde 17 a 25 y el de servicios también sube fuertemente desde nueve 22.

El dato general no es excesivamente positivo, pero lo es cuando se combina con el resto. Buen dato para la economía, buen dato para el mercado, buen dato para el dólar y malo para los bonos.