Número de parados
en la categoría de Economía
El indicador económico más importante y por mucho es el informe de situación del empleo publicado por la Oficina de Estadística Laboral (BLS). No hay otro informe económico que pueda mover más las acciones y los bonos que el empleo, y no hay otro indicador que nos diga más de las condiciones económicas generales que los datos del mercado laboral.
Los datos de empleo son importantes porque revelan cómo las empresas, las corporaciones y otros responsables de decisiones de contratación ven el ambiente económico actual y futuro.
El informe de empleo contiene varios datos destacados, pero los más importantes suelen ser dos: la tasa de desempleo y el cambio mensual en los empleos no agrícolas. El sueldo por hora promedio, las horas trabajadas, las horas extra trabajadas y el cambio mensual en empleos en producción también atraen el interés de los mercados de renta variable.
Las cosas son distintas en el mercado de renta fija, que es sensible a las amenazas de inflación. Un aumento de los empleos no agrícolas y una caída de la tasa de desempleo disparan los temores de inflación, que pueden ocasionar la venta de los bonos, su caída de precios y un aumento en los rendimientos.
Los enlaces entre el empleo y el ciclo económico son extremadamente estrechos. El informe del PIB se publica trimestralmente, con un mes de retardo; el informe de empleo lo hace mensualmente. De modo que aquellos que necesitan una lectura a tiempo de la economía pueden inferir la tasa de crecimiento de los datos de empleo.
Desde 1960, nunca ha habido un caso en el que tres reducciones en el número de empleos no agrícolas mensuales consecutivos no haya ido acompañadas de una caída económica.
En las recuperaciones el desempleo es un indicador atrasado, es decir, continúa aumentando durante algunos meses después de que se ha alcanzado el mínimo definitivo.