}

    Análisis estacional

    La forma más útil suele ser poner todas las partidas de las cuatro cuentas de resultados trimestrales en porcentajes sobre cada una de las partidas de la de final de año. Para ello hay que calcular la cuenta de resultados individual de cada trimestre, que se obtiene de restar la acumulada hasta ese momento menos la del anterior trimestre (siempre que no hablemos del primero). Una vez calculados los porcentajes de estas cuentas de resultados sobre la de final de ejercicio acumulada, se trabaja sobre los porcentajes para realizar la comparación.
    Este análisis sirve también para llegar a conclusiones sobre la fortaleza de la cuenta de resultados en momentos de cambio de ciclo.
    X
    Volver arriba