Pensamos que de momento, sí. Y recalcamos ‘de momento’, porque la estructura general y a medio-largo plazo del par es bajista sin lugar a dudas. Pero es muy probable que en los mínimos de 1,2150 se haya completado el recuento de Elliot 1-2-3-4-5 de la gran onda bajista que se inició en 1,5150. En tal caso, el par estaría desarrollando ahora un rebote con la clásica estructura a-b-c, que bien lo pudiera llevar a la zona de 1,30 en las próximas jornadas.
EUR/USD diario


Es razonable pensar en los fibos 23,6% (1,2850) y 38,2% (1,3290) como posibles objetivos del rebote actual. Antes de llegar al fibo 38,2% el par se encontaría con un escollo importante: la parte superior del canal bajista desde 1,5150. Puede que el rebote termine allí. De no hacerlo, quizas el euro pudiera aspirar  objetivos más ambiciosos, cosa poco probable, pero esto ya es adelantarnos mucho en el tiempo.

¿Cuál es la causa del actual rebote? Todos conocemos la lamentable imagen que está dando la Unión Europea ante esta crisis, gracias a unos incompetentes y titubeantes políticos que siempre parecen estar superados por las circunstancias. En esta coyuntura es dificil apostar por la fortaleza de una divisa sobre la que incluso hay dudas sobre su supervivencia. Pero no desdeñemos el poder de los Bancos Centrales para manipular los mercados, y el martes pasado se produjo una circunstancia que marcó el punto de inflexión.

El martes pasado los Bancos Centrales decidieron intervenir en apoyo del euro. Nunca conoceremos los detalles del ‘acuerdo’, pero ya en la sesión asiática se detectaron fuertes órdenes de compra en la zona de 1,2150 por parte de bancos centrales asiáticos, de forma más o menos disimulada. En la apertura europea, el SNB (Banco Central Suizo) se dejó de disimulos y empezó a vender masivamente francos y a comprar masivamente euros, haciendo subir en apenas dos horas 300 pipos al par EUR/CHF (un par muy tranquilo, que normalmente se mueve en un rango de apenas 30 pipos a la semana). Mientras tanto, a través de las mesas de Londres y Frankfurt también empezaron a entrar órdenes masivas de venta de dólares a cambio de euros, se rumorea que como consecuencia de una acción conjunta del BCE y la FED.

¿Cuál fue el mensaje que recibió el mercado?: “No vamos a permitir en estos momentos que el euro baje de 1,20″. Las razones eran de peso: la bajada del euro estaba acelerando la subida de los diferenciales de la deuda europea, principalmente la periférica, y había un claro riesgo de que la situación se descontrolara, a pesar del ‘bail-out’ europeo de la semana anterior.

Esta acción decidida de los Bancos Centrales, a favor de una divisa tan abarrotada de posiciones cortas, no podía si no provocar lo lógico: un cierre y/o cobertura masivo de dichas posiciones cortas por parte de los grandes especuladores. Este proceso de cierre de cortos es el que alimentará el rebote que preveemos.

Hay otras dos circunstancias que apoyan la momentanea recuperación del euro: por una parte, la previsible desaceleración de la recuperación económica americana, que aleja la posibilidad de una subida de tipos por parte de la FED y debilita al dólar. Y por otra parte, la situación bajista de los mercados está provocando una recogida masiva de beneficios en las materias primas y en la divisa asociada por excelencia: el aussie (dolar australiano). La gran mayoría de las posiciones largas de los especuladores en el aussie las tenían con el euro como contrapartida, a través del par EUR/AUD. Para deshacer dichas posiciones, no queda más que vender dólares australianos y comprar euros.

Resumiendo: por circunstancias colaterales, que no son precisamente la fortaleza de la economía europea, parece que la bajada del euro se detendrá en estos niveles, provocando un lógico throw-back tras tanta sobreventa acumulada. Pero no olvidemos que la tendencia a medio-largo plazo del euro sigue siendo indiscutiblemente bajista así que un rebote a la zona de 1,30-1,35 puede ser una buena oportunidad para reabrir posiciones cortas, buscando un retesteo del 1,20 de aquí al verano.