Subidas muy pequeñas a estas horas en las bolsas europeas. Sigo pensando, como estamos comentando desde ayer, que la gran resistencia que se está encontrando el eurostoxx 50 a la altura de la gran zona de techos del canal lateral desde enero de este año, es un obstáculo que nos está frenando a todos. Tiene que pasarla para que las bolsas europeas puedan despegar. Es un nivel clave. Ya han sido casi siete veces a lo largo del año donde ha llegado hasta aquí, se ha frenando y se ha dado la vuelta.
 
La actividad de fusiones y adquisiciones, que en el día es bastante intensa, con la subida del importe de la oferta de compra de Bayer sobre Monsanto y el proyecto de compra de dos compañías en Europa por parte de General Electric no está animando demasiado.
 
El peor valor del stoxx 600 está siendo Ingenico, en la bolsa de París, con caídas del 13% y mucho volumen tras un mal profit warning.
 
Algunos operadores prefieren esperar a ver qué pasa mañana con el BCE, aunque realmente se esperan pocos cambios. De hecho los expertos comentan que si analizan vía opciones, las posibilidades de movimiento que se da por ejemplo al par del euro contra el dólar, tras la rueda de prensa de Draghi, es solo de 64 pipos, bastante inferior a lo normal, o a lo que se suele mover tras un dato de empleo por ejemplo.
 
El petróleo sigue siendo protagonista tras el numerito, perdonen, tras el “acuerdo”, ahora mejor, entre Rusia y Arabia Saudita no se sabe muy bien para qué, y tras unas declaraciones de hoy de Irán, que ha dicho que se muestra favorable a cualquier medida que consiga estabilizar el petróleo entre los 50 y 60 dólares al menos. Con todo esto el futuro del crudo de EEUU sube 1%, aunque desconfiando bastante.
 
Se echa en falta la referencia habitual de Wall Street que ayer estuvo cerrado por festivo.
 
Así que en esta situación de espera, llega la hora de intentar ver movimientos subterráneos interesantes. Y puede que en el Ibex haya uno, siempre con las debidas reservas debido a la pintoresca composición del índice que depende mucho de determinados sectores como los bancos. Vean este artículo de la excelente web: www.markettiming.es  y que reproducimos con su expreso permiso. Ojo porque no hace mucho detectaron que había un proceso parecido en el Nasdaq, y funcionó muy bien. Este es su análisis:
 
¿Ha llegado la hora del Ibex?

Fue el gran Mariano José de Larra quien dijo que "escribir en España, es llorar", así que imaginen lo que es escribir sobre Bolsa, porque ciertamente, "invertir en España, es llorar". Pero algo parece estar cambiando. ¿Ha llegado la hora del Ibex?

No hay más que ver un gráfico del Ibex de los últimos años. Comenzó el año 2010 en la zona de los 12.000 puntos, cuando la crisis mundial arreciaba. ¿Dónde esta ahora? Muchos están felices porque lucha por recuperar los 9.000 puntos. Desde luego, quien no se conforma es porque no quiere. Luego oiremos eso de que "en el largo plazo la Bolsa es siempre rentable". ¿Seis años es largo plazo? Pues eso.

Será mejor no entrar en el cúmulo de circunstancias que nos han llevado a este lugar, pero no puedo dejar de pasar por alto que el Ibex es víctima de sí mismo y que lo que se aplica al selectivo no se debe aplicar genéricamente a las empresas españolas cotizadas en Bolsa. Ahí tenemos a Gamesa multiplicando su valor por más de 20 desde agosto de 2012 o a Ferrovial que se ha multiplicado por nueve desde 2009.

Lo que paga el Ibex es el peso de los bancos (nada menos que una quinta parte del selectivo en términos numéricos y más del 30% en ponderación), que ésos sí que tienen unos gráficos de esos que entran ganas de llorar al verlos o la absoluta falta de pulso de Telefónica desde hace años. Hay parcelas en el selectivo español que son auténticos eriales y otras, pocas, en las que la cosecha ha sido estupenda en los últimos años.

Pero ahora hay un par de gráficos o tres que llaman a la esperanza en el mercado español. Y digo mercado español, que hay vida más allá del Ibex aunque a veces sea como montar en una montaña rusa. Veamos esos gráficos en los que podemos rastrear lo que está haciendo el fondo de mercado y no sólo lo que nos cuenta el Ibex.

Estallido de la Mano Fuerte

Como lo leen. El mercado español asiste a una auténtica carrera del dinero inteligente por posicionarse.

s1


Hay una explosión de Mano Fuerte que en este momento solo es comparable con la que se ha producido en el Nasdaq y que en el caso del mercado español solo tiene comparación con lo sucedido en 2015, la última vez que se intentó seriamente recuperar el nivel perdido en 2010, los 12.000 puntos.

La señal anticipada de los máximos y mínimos anuales

Por supuesto, el posicionamiento de la Mano Fuerte en el mercado español no es fruto del capricho ni de la casualidad. Tiene motivos, que estos tipos nunca dan puntada sin hilo:
 
s2

 
Cada vez me gusta más mirar el mercado desde la perspectiva de una amplitud basada en lo que hacen los Nuevos Máximos y los Nuevos Mínimos anuales y el indicador que ven es exactamente eso. Una Línea de Avance / Descenso que es la suma acumulada de los Nuevos Máximos menos los Nuevos Mínimos anuales y en el histograma vemos el posicionamiento de esa Línea AD respecto de su media ponderada de 150 sesiones.

Llama poderosamente la atención que el indicador haya pasado a positivo justo antes de que el índice haya hecho una especie de techo y que en la superación de ese techo haya entrado la Mano Fuerte en tropel. ¿Estarían viendo el mismo indicador que yo? Mira que lo dudo…

El Momento Weinstein, a punto

Pero hay un tercer indicador de largo plazo que nos está diciendo también que la situación del mercado español está cambiando a mejor, el Momento Weinstein:
 
s3

 
Este indicador que nos legó Stan Weinstein, está a punto de cruzar el cero al alza y entrar en configuración alcista. Todo un síntoma de que las cosas mejoran. En el mercado y en el Ibex, que parece que a los bancos les ha dado por subir ante la perspectiva de una subida de tipos en Estados Unidos que les mejore el margen. No haré comentarios al respecto porque me sube la bilirrubina.

En cualquier caso, vayan con cuidado ahí fuera, que es conocida la tendencia del Ibex a llamar la atención para que luego todo quede en nada...
 
Fuente: www.markettiming.es