El analista estadounidense apuesta por un valor que está siendo muy discutido por gran parte de los inversores. 
Suele suceder habitualmente. Las opiniones de Jim Cramer acerca de las oportunidades que podemos ver actualmente no pasan desapercibidas a oídos del entorno bursátil. En esta caso mucho menos todavía. El experto se ha fijado en una acción en concreto que está siendo bastante controvertida.

En su programa habitual en la CNBC, "Mad Money", asegura que Darden, una compañía que ha quedado a la zaga de manera consistente recientemente, se encuentra en su radar como posible fuerte compra. (Martin Wolf: Nada ha cambiado, es inevitable otra crisis financiera)

En primer lugar, analizando el mercado, Darden encaja en los criterios de Cramer en términos generales. "Yo quiero tener en mi cartera las empresas orientadas al mercado interno con acciones que, por cualquier razón, se han desplomado en los últimos tiempos, pero también tienen el potencial para repuntar", apunta Cramer. (Morgan Stanley: Caen las perspectivas de beneficios para el S&P 500)

Sin embargo, mirando los detalles, Cramer ve una gran cantidad de catalizadores positivos que pueden ayudar a que la empresa suba en el parqué neoyorkino, compensando los factores nevativos. "Un fondo activista importante, Starboard Value, se dio cuenta del potencial de Darden, y acumuló una participación del 9% en la compañía en el último año", asegura Cramer.

"Ellos habían estado intimidando a la junta directiva para conseguir asientos en el consejo”, explica. “Y parece que el activismo de Starboard está finalmente teniendo sus frutos", añade. (¿Qué han destacado los expertos de Wall Street?)

Asimismo, explica que el plan de compensación para los ejecutivos es una medida importante y que puede hacer ganar dinero al inversor si se ejecuta. "La directiva de Darden decidió realinear la compensación de incentivos de gestión con un crecimiento en las ventas comparables”, afirma Cramer.

"Si el salario depende de las ventas comparables, eso significa que te tienes que centrar en conseguir que la gente vaya a sus restaurantes ya existentes y gastar dinero allí y bajo el nuevo plan, el 30% de la compensación anual para los CEOs depende del mismo crecimiento de las ventas comparables”, agrega.

Así pues, Cramer termina diciendo que pese a la “controversia” que genera esta acción es “un auténtico lujo”, por su gran potencial de revalorización.