Iberia cerró el primer trimestre con un resultado operativo EBIT negativo de 75,5 millones de euros frente a unas pérdidas operativas de 147 millones de euros en el mismo periodo de 2009. Los ingresos bajaron un 4,4 por ciento a 1.049 millones de euros.  La aerolínea dijo que registró el primer trimestre una pérdida neta de 52 millones de euros frente a un saldo negativo de 93 millones de euros el año anterior.