No debemos olvidar que estamos asistiendo a un rebote de las bolsas estadounidenses, que es un tramo al alza dentro de un amplio movimiento lateral. No se ha retomado la senda alcista.

La cotización de Apple no ha confirmado la formación de un suelo y su rebote ha sido débil. Los valores tecnológicos no están liderando el rebote.

Las líneas de "avance/descenso" tampoco confirmación que se haya retomado la senda alcista.

La oferta monetaria y las tasas de crecimiento del crédito se están contrayendo.

Tras la fuerte caída experimentada durante el mes de octubre, el S&P 500 parece estar dibujando una pauta plana con soporte en 2.600 y resistencia en 2.820, tal y como podemos ver en el gráfico del S&P 500 que se adjunta.

A muy corto plazo, el S&P 500 está dibujando una onda al alza que puede enviarlo a la resistencia de la zona 2.820.

Si ahora descendemos a un gráfico “intradiario”, podemos observar que desde el 28 de noviembre a las 21h, hora española, hasta precisamente las 21 del viernes pasado el S&P 500 ha dibujado un estrecho movimiento lateral. Y el viernes cerró por encima de los máximos de ese movimiento lateral.

Por lo tanto, vamos a considerar que el movimiento al alza continúe hasta la zona de los 2.820. Este escenario sería más probable si el S&P 500 no perforase los 2.710.

 

Gráfico diario del S&P 500 Contado

 

El sector de cuidados de salud, el de REIT y el de Utilities son los sectores que están liderando este movimiento al alza.  Es muy probable que el de cuidados de salud y REIT consigan alcanzar los máximos alcanzados el 1 de octubre de este año. Y el de Utilities que consiga nuevos máximos históricos.

Por esa razón, prefiero abrir posiciones en valores más fuertes de estos sectores que en el S&P 500.

 

Gráfico diario del ETF iShares US Healthcare

 

Si nos fijamos en el NASDAQ 100, observaremos que el índice se encuentra justo por debajo de una importante resistencia. Una situación similar observamos en el gráfico del sector de semiconductores o en el de bancos.

A pesar del rebote que estamos viendo, confío menos en el NASDAQ 100 que en el S&P 500 porque la debilidad de Apple le está afectando notoriamente.

Ahora bien, a pesar de ello, vamos a considerar como escenario más probable que el NASDAQ 100 intente dirigirse a la zona de los 7.200, zona de resistencia significativa que se corresponde con los máximos del pasado 7 de noviembre y los mínimos del pasado 30 de julio de 2018. En tanto en cuanto, el S&P 500 se mantenga por encima de 6.760, mantendremos una predisposición alcista a muy corto plazo con un objetivo de subida en torno a 7.200.

 

Gráfico diario del NASDAQ 100

 

El 9.200 está siendo una barrera infranqueable para el IBEX 35.  El hecho de que no haya sido capaz de superarla todavía constituye un signo de debilidad.

Por ese motivo, yo lo evitaría. Ahora bien, a efectos de análisis, se observa un soporte en torno a 9.050-9.030.  Mientras lo respete, vamos a considerar como escenario más probable que intente superar el 9.200.

El DAX retrocedió el viernes hasta la zona de soporte situada en torno a los 11.200 y en ese nivel rebotó. También fue algo decepcionante su incapacidad para superar la resistencia de la zona 11.445. A corto plazo, mientras se mantenga por encima de 11.200, consideraremos que lo más probable es que intente superar el 11.450.

En conclusión, con un dólar alcista frente al euro prefiero centrarme en valores fuertes de los sectores de cuidados de salud, REIT y Utilities norteamericanos.

 

Gráfico diario del ETF SPDR Select Sector Fund Utilities