El EuroStoxx 50 terminó este viernes con una caída del 3,06% en los 2.553 puntos a puertas de los “2.550 puntos, donde se encuentra el soporte de las próximas semanas”. Ahora habría que vigilar que no perdiera esta zona que conserva por pelos ya que “podría irse a testar los 2.371 puntos”, según Vicho. En total, esta semana el índice compendio europeo se ha dejado un 2,31%.