Los inversores ven un alto riesgo en el euro “por lo que se refugian en otras divisas, como el dólar o el yen”, reconoce Sara Carbonell, responsable de fidelización y desarrollo de clientes de CMC Markets. De hecho, el gráfico del euro-dólar “sigue siendo bajista, tiene una resistencia en 1.2460 unidades y si los pierde irá a testear las 1.18 unidades”, advierte Miguel Cedillo, gestor de Dif Broker.