De esta forma, después de un estancamiento de la cotización a lo largo de los últimos 7 meses, la cotización vuelve a testar, por cuarta vez en lo que llevamos de año, una zona de soporte que consideramos clave. A su vez, las elevadas revalorizaciones acumuladas a lo largo de la tendencia alcista desarrollada en los últimos años y las contundentes divergencias bajistas que presentan los indicadores técnicos nos hacen considerar que podemos asistir a un tramo correctivo de gran envergadura si el precio pierde el mínimo anual, 68,65. Ferrovial gráfico semanal (Soportes 69,55 y 68,65 / Resistencias 80,90 y 82,25)