En ningún año anterior los inversores españoles pudieron negociar tantas emisiones diferentes de Warrants, ni sobre activos subyacentes tan variados como en 2.006. Si el mercado español de Warrants todavía está lejos del alemán o del italiano en lo que se refiere a las cifras de contratación, la distancia en la oferta disponible se ha visto reducida espectacularmente.
EMISIONES DISPONIBLES En ningún año anterior los inversores españoles pudieron negociar tantas emisiones diferentes de Warrants, ni sobre activos subyacentes tan variados como en 2.006. Si el mercado español de Warrants todavía está lejos del alemán o del italiano en lo que se refiere a las cifras de contratación, la distancia en la oferta disponible se ha visto reducida espectacularmente. Durante 2.006 han cotizado en las bolsas españolas un total de 5.537 Warrants, sobre 111 activos diferentes. El año terminó con 2.627 Warrants, lo que casi dobla al ejercicio anterior, con 1.344 Warrants. Más llamativo resulta el número de emisiones admitidas, que pasa de 1.806 a 4.063, lo que indica el esfuerzo realizado por los emisores. Como en años anteriores, caben algunos matices a estas cifras, pues no reflejan con exactitud la realidad del mercado de Warrants. Que los emisores hayan intentado atraer el interés de los inversores con una oferta muy amplia, no implica que todos lo hayan conseguido: un total de 1.140 Warrants no negociaron nada durante 2.006, cifra que asciende hasta los 2.154 si se engloban los Warrants que negociaron un importe inferior a los 10.000 euros durante todo 2.006.