El experto norteamericano ha dado su visión sobre el mercado norteamericano y opina que aún puede quedar bastante recorrido al alza según distintas métricas que ha aplicado.
Mucho se está hablando de cuál es el recorrido que le queda al mercado norteamericano, pero en ningún caso como lo que ha argumentado Byron Wien, experto financiero, en su blog de Blackstone. No es ni más ni menos que considera que al índice de referencia estadounidense, el S&P 500 aún le queda rango alcista hasta un potencial de revalorización de un 17%.

Los principales ingredientes para el cálculo de Wien son que el crecimiento económico del país alcance el 3%, que las ganancias empresariales se incrementen un 7% con respecto al año anterior y que continúe la recompra de acciones de las cotizadas en Wall Street.

“Uno de los problemas que limitan el entusiasmo de los inversores puede ser la valoración”, comienza a analizar el experto. “El S&P 500 cotiza a un per de 17,1 veces, pero en escenarios alcistas históricamente los picos han llegado a las 25 o 30 veces”, señala.

Sobre esa base, Byron considera que “el mercado está bastante valorado pero no excesivamente caro”. Expone que si la economía “crece a un ritmo del 3% real durante el resto del año” y la inflación se encuentra “cercana al 2%”, entonces el crecimiento nominal “debe ser del 5%”.

“Con los aumentos de productividad continua y la recompra de acciones, el S&P 500 debe ser capaz de mostrar una mejora del 7% respecto a las ganancias operativas de 2013”, asegura el analista. “Con un considerable efectivo en las cuentas de las empresas, las recompras de acciones deberían seguir, por lo que si las ganancias llegan al objetivo que planteo, el S &P 500 rondaría las 20 veces, lo cual nos haría plantarnos en los 2.300 puntos”, asevera.

Si se alcanza esa cota, supondría un potencial de revalorización del 17% por encima del nivel actual, o más del 20% por encima de los niveles que mostró al inicio del 2014.

Wien también escribe "son muy pocos los inversores que ven eso como una posibilidad, porque el mercado se comportó muy bien en 2012 y 2013”. Sin embargo, asegura que sólo porque Wall Street se comportara “bien un año” no significa no lo hará “también al siguiente”.

De hecho, Wien observa que cuando el S & P 500 ha ganado un 25% en un año, ha sido positivo al año siguiente cada vez que ha ocurrido desde 1990.

En general, la principal preocupación de Wien para el mercado es un impacto negativo de las tensiones geopolíticas, diciendo que ninguna de las situaciones en Ucrania, Israel y Oriente Medio podría presionar que los precios del petróleo se inflen.