La entidad presidida por Emilio Botín acelera los números rojos con los que comenzaba la sesión y llega a perder un 2,35% hasta cotizar a un precio de 7,93 euros por acción.