La semana pasada la compañía gasista realizó un interesante movimiento, ya que consiguió superar (y además con bastante fuerza) la resistencia de los 11,81 euros, que se corresponde con el máximo intradía del pasado 21 de diciembre.

El valor se había apoyado tanto en noviembre como a principios de enero en el soporte de los 10,25 euros, y con esta superación confirmaba una figura alcista conocida como “doble suelo”. El jueves, además, se apoyó en los ya comentados 11,81 euros, realizando así un “throw back” al nuevo soporte, por lo que ahora nos encontramos en un momento óptimo para apostar por nuevas subidas.

El stop lo situamos en los 11,81 (en cierres) y el objetivo de subida en los 13,45 euros, que se corresponde con la proyección mínima teórica del doble suelo, y que además coincide con el máximo relativo del pasado mes de agosto. Por otro lado, el miércoles Gas Natural Fenosa cerró una emisión de bonos a seis años en el euromercado por importe de 600 millones de euros. Los bonos se han colocado con cupón anual del 5,625% y el precio de emisión es del 99,652% de su valor nominal. La emisión se ha lanzado dentro del Euro Medium Term Notes (EMTN), renovado en noviembre, y el objeto de la misma ha sido reforzar la estructura financiera de la compañía.