La debilidad patente en los principales índices europeos, y que deja de nuevo al Ibex35 con correcciones que le alejan de los 11.000 puntos, se traslada a las recomendaciones de las casas de análisis. Tan sólo ACS es compra en una sesión en la que se reduce BBVA y Endesa de cartera. 

A la apatía generalizada de los principales índices, se une la de las casas de análisis. Nos enfrentamos a una de las semanas con el volumen de negociación más bajo del año y los índices, hacen lo propio. De hecho, el Ibex35 que ha comenzado la sesión con dudas, no ha tardado en decantarse por los números rojos. El nivel de los 11.041 puntos se antoja como resistencia clave de un selectivo que parece fijar su vista en los 10.880 puntos, mínimo de la sesión de ayer. (Ver: Subidas estériles del selectivo)

Con esto, y con China algo más relajada y con la vista puesta en la reunión de esta tarde del Eurogrupo para confirmar si se concede o no el tercer rescate a Grecia tras la aprobación por parte del parlamento griego, las casas de análisis se vuelven algo celosas y optan por la prudencia. Al menos cuando se habla de dos compañías: Endesa y BBVA.

Sobre la eléctrica se pronuncia RBC. Recomendación de infraponderar con un precio objetivo de 19,50 euros por acción. Una subida del 0,2% desde los precios actuales.



Más agresivo es Carax al pronunciarse sobre BBVA. Recomendación de reducir y precio objetivo de 8,38 euros, un 7% por debajo de los niveles en los que cotiza actualmente. El bróker recuerda el visto bueno que dio ayer la Comisión Euorpea para la adquisición conjunta de la entidad y la filial del fabricante Volkswagen por Volkswagen Credit Compañía Financiera de Argentina.



La única compra de la sesión es ACS – para la que Carax fija un objetivo de 37,2 euros – tras adjudicarse ayer dos nuevos contratos, uno de mantenimiento de infraestructuras de agua en Melbourne por 131 millones de euros y el otro para el diseño y construcción de un corredor sur de la autopistas SH1 en Nueva Zelanda por 114 millones de euros. Hoy los títulos de la compañía no se salvan de la quema y, al ritmo del 0,42%, cotizan en los 30,97 euros por acción.