Este martes día 2 de noviembre se activa la supervisión bancaria a nivel europeo mediante el MUS (Mecanismo Único de Supervisión). Así es cómo funciona.

¿Qué es el MUS (Mecanismo Único de Supervisión)?
Es el mecanismo por el que el BCE regulará 128 bancos de la eurozona considerados entidades de crédito significativas, 15 de ellos españoles. (Consultar aquí el listado por países de las entidades supervisadas)

Este mecanismo, a su vez, está formado por los bancos centrales de 18 países de la eurozona (a la espera de sumar también el de Lituania tras su integración). Está presidido por el Consejo de Supervisión, formado por los supervisores nacionales y seis miembros del BCE. Cada país tendrá un voto, y todos tendrán el mismo peso.

Hay dos grupos de entidades supervisadas por el MUS: el primero estará integrado por las 30 entidades de mayor tamaño, entre las que se encuentran las españolas BBVA, Banco Santander, Bankia y Caixabank; y un segundo grupo formado por el resto de entidades.

Un tercer grupo formado por 3.500 entidades financieras de menor tamaño permanecerá bajo la supervisión de sus bancos centrales nacionales. No obstante, el BCE podrá decidir en cualquier momento asumir la responsabilidad sobre estas entidades, que se consideran entidades de crédito menos significativas, de acuerdo con el marco jurídico del MUS.


¿Cómo funcionará el MUS?
En cada entidad el MUS tendrá un equipo de supervisión o JST por sus siglas en inglés (Joint Supervisory Team). Aunque la mayoría de los miembros de los JST serán nacionales, trabajarán bajo unos mismos criterios europeos.

El MUS estará integrado por un total de 1.000 profesionales, repartidos entre supervisores (750) y áreas comunes y trasversales (250).

PROCESO DE TOMA DE DECISIONES EN EL MUS:
mus

Fuente: BCE

¿Qué países estarán bajo la supervisión del MUS?
Los países de la zona del euro participan automáticamente en el MUS. (Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Letonia, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Portugal).

Los Estados miembros de la UE no pertenecientes a la zona del euro también pueden participar mediante una «cooperación estrecha» de sus autoridades nacionales competentes con el BCE


¿Cuáles son las labores del MUS?
El objetivo primordial del MUS es velar por la seguridad y la solidez del sistema bancario europeo y aumentar la integración y la estabilidad financieras en Europa.

El MUS tendrá, entre otras labores, la supervisión de la política de dividendos, de las compras en el extranjero.

Los bancos nacionales mantendrán la facultad sancionadora, excepto en las materias potestad del organismo europeo.

“Con el Mecanismo Único de Supervisión bancaria el BCE impondrá la política bancaria a nivel europeo eliminando ciertos sesgos políticos en la manera en la que se resolvían problemas en ciertas entidades. Es un paso más de trasparencia en el sistema. Además, con el paso del tiempo tomará forma y también será positivo que tengamos unos conceptos y unas definiciones comunes en el análisis de balance de las entidades. Además, en el futuro también veremos un fondo de garantía de depósitos común”, explica Felipe López Gálvez, analista de Selfbank.
 

¿Hará que se reactive el mercado de crédito?
José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citigroup, afirma rotundo que “como si de un círculo vicioso se tratara, la recuperación del crédito bancario será probablemente posterior a la propia recuperación económica. ¿Les sorprende esta afirmación? Pues no debería ser así. Esta ha sido una relación recurrente en los ciclos económicos. El problema surgió en el anterior, demasiado largo y con unas condiciones demasiado laxas que llevaron a unas condiciones de crédito excesivamente favorables y a una mala gestión del riesgo. Regulación y supervisión incluidas”.


Por ello, ¿es posible que el MUS, aportando un mayor control y una homogeneización de criterios de regulación, acelere el crédito?
Martínez Campuzano considera que “la regulación también es una variable que se ha ofrecido como excusa para la recuperación del crédito pero, en mi opinión, no es tanto una excusa como una certeza. Valoren la preparación para los ejercicios de análisis sobre la propia banca europea”.


¿Estamos preparados para compartir riesgos?
Gemma Hurtado, gestora de fondos de Mirabaud, cree que sí, confía pues en las expectativas con las que el BCE ha promocionado el MUS. La experta indica que “hay que recordar que con los test de estrés y los AQR se busca aumentar la trasparencia de los bancos y que se ha conseguido, por lo que partimos de una situación de claridad que nos permite compartir riesgos”.


¿Quién costea el MUS?
Este mecanismo de supervisión viene costeado por las propias entidades. Un 10% serán costes lineales y el 90% de los costes restantes dependerá del volumen de activos y los activos ponderados por riesgo de cada financiera.