Las constructoras han mantenido la coherencia técnica desde el año pasado y han sufrido una corrección proporcional a las alzas de ese mismo año. De entre ellas, ACS es la menos cara y goza de una clara posibilidad de rebote en el escenario de volatilidad en que nos movemos.
Continúa la constante de fuerte volatilidad que conduce a movimientos relativamente agresivos. Haber limado las ganancias del año es suficiente para consolidar la fase de corrección y eliminar el miedo del mercado ante la situación de precios altos y tipos de interés con ajustes al alza superiores a los esperados. A los precios actuales, los multiplicadores han quedado muy ajustados. No obstante, a pesar de la volatilidad, niveles por debajo de los últimos soportes no serían aceptables.