Nuestra tendencia se dirige hacia nuevos suelos de 11.200 e incluso 11.100 puntos. Por lo tanto, con un panorama bastante pesimista, sólo pueden seguir en el mercado quienes puedan seguirlo continuamente, puesto que este va a ser un verano para sufrir. Y ello a pesar de que el fondo sea alcista y las posiciones bajistas estén perdiendo posiciones en las encuestas frente a las alcistas.
Ya llevábamos dos semanas anunciando la predisposición bajista del secundario que ahora se muestra en un escenario de vulnerabilidad a la baja. Hemos llegado a un techo y ha habido distribución de papel, pero la Bolsa no podía más, no consiguió romper los 11.650 puntos y, ante ello, el mercado debía caer. Y puede seguir haciéndolo.