La operadora española no ha sido capaz de sacar adelante la salida a bolsa de su filial de cables marinos, Telxius, que estaba prevista para la semana que viene.  La demanda de los inversores institucionales es insuficiente, en opinión de la operadora.
 
En un escueto comunicado a la CNMV, la compañía que preside Álvarez Pallete apunta que “ Telefónica ha decidido desistir de la mencionada Oferta, por no considerar adecuada la valoración de la compañía Telxius implícita en las órdenes de compra recibidas.” Además, la empresa asegura que “seguirá analizando alternativas estratégicas en relación a dicho activo”.

Esta mañana, la agencia Bloomberg ya adelantaba que la compañía  había recibido escasa demanda institucional para seguir adelante con la colocación de algo menos de la mitad de las acciones de su filial.
De acuerdo con esta información, la operadora estaba barajando varias alternativas para salvarla, como reducir el porcentaje de colocación en el mercado, bajar el precio de los títulos o retrasar el debut.

Hay que recordar que Telefónica había planeado colocar un 36,36%, ampliable al 40%, de Telxius y seguir siendo su accionista mayoritario. Este paquete tendría un valor de mercado de 1.090 millones de euros, representado por 90,9 millones de acciones en un rango de precio entre los 12 y los 15 euros.

La oferta ha sido exclusivamente dirigida a inversores cualificados y el procedimiento de book-building o prospección de demanda, que comenzó el 20 de septiembre finalizaba este jueves.
 
No es la primera vez que Telefónica se echa atrás en una salida a bolsa. En junio de 2011 hizo lo mismo con la OPV de su filial de atención telefónica, Atento. En aquella ocasión, la compañía  explicaba esta decisión ante “la desfavorable situación de los mercados".  En diciembre de 2012 vendió esta unidad por 1.050 millones de euros.


Las dudas sobre la salida a bolsa se dispararon en la jornada de ayer, después de que Telefónica se viera obligada a rebajar el precio mínimo en el que podía quedar situada la acción de Atento hasta 17,25 euros, frente a los 19,25 euros previstos inicialmente en la banda de precios, que tenía un máximo de 25 euros.

La OPV de Telxius es parte de la iniciativa de Telefónica para recaudar efectivo para reducir la deuda y mantener su dividendo. A esta operación se le unirá la salida a bolsa de O2, la filial británica, que podría tener lugar antes de que acabe el año si las condiciones de mercado son apropiadas.
QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“La salida a bolsa de Telxius pende de un hilo ante la baja demanda recibida”