Se cumplen tres años desde que Telefónica tuviera que renunciar a su dividendo. Aunque en 2013 volvió a repartirlo, ahora podría llegar el momento de subirlo. El mercado baraja que podría elevar hasta los 0.8 euros por título su próxima retribución. 

Fue un día histórico porque, el hecho de que una de las compañías bandera del dividendo decidiera recortar la retribución al accionista anticipaba que las cosas no estaban bien. Desde que Telefónica decidiera eliminar el dividendo se han cumplido tres años. Y después de ese período – en el que volvió a repartirlo en 2013- se empieza a hablar de que la operadora podría elevar su retribución al accionista. (Ver todos los análisis de Telefónica)

Según las estimaciones del consenso del mercado, Telefónica pagará con cargo a 2015 0.89 euros por acción (en noviembre de 2016 y mayo de 2017), la entrega más elevada desde 2011, cuando pagó 1.3 euros por acción. El dibujo ha cambiado desde entonces, cuando el BPA era muy superior a la cantidad que destinaba a la retribución. Ahora, con el beneficio por acción de la operadora está ligeramente por encima del dividendo que reparte.

Los expertos reconocebn que ya para 2016 la compañía que preside César Alierta habría asentado la venta de O2, ya que la situación financiera mejoraría sensiblemente. Y además, se espera una mejora de los resultados del grupo. En este sentido, la mejora del dividendo vendría por la reducción del apalancamiento. El consenso estima un ratio de deuda/Ebitda de 2.38 veces para 2016 y, a falta de que se concrete la operación de O2, los expertos creen que no se conseguirá el objetivo de deuda en 2016.