Hay que poner la foto de cuál es la realidad macro a día de hoy: una guerra de divisas en la que puede haber alumnos aventajados. Estados Unidos lo lleva haciendo durante muchos años pero Japón ha sacado toda su artillería, generando un movimiento muy claro alcista en la renta variable japonesa y la ruptura de la resistencia generará continuidad. Tenemos niveles de 102 yenes por dólar. 


Es un movimiento de efecto dominó, “en el momento en que Japón movió tipos, China empezó a hacer declaraciones y otras economías también movieron ficha. Ahora mismo la clave está en tener la prevalencia en el comercio internacional y cuantas más armas tengas, mejor”, reconoce el experto en Radio Intereconomia. Tenemos movimientos generalizado de caídas de tipos incluso en países que han tenido tipos extraordinariamente altos, como Australia, para protegerse contra esa pérdida de competitividad.

¿Estamos inflando burbuja? Sí, pero todavía es pronto para pensar que se va a pinchar. “En 2013 continuará así, ha sido empujada desde Asia y USA y afecta en exclusiva a los mercados financieros porque a la economía real no ha llegado, el caso de Europa es el paradigma pero en Japón y USA no saben de qué manera canalizar el dinero a la economía y este año no vamos a pinchar esa burbuja sino que continuaremos esta tendencia positiva”. Pero en 2014 estaremos muy atentos porque tarde o temprano habrá que solucionar este problema.

En cuanto a las materias primas, sirven como indicador adelantado de expectativas de inflación y están descontando que no hay expectativas de liquidez tan grandes en los próximos meses. Tarde o temprano habrá que bajar la velocidad de impresión de liquidez. En este sentido, estos activos están estancados porque a día de hoy ya no son auténticos refugio y ante una bajada de las expectativas de inflación, el estancamiento es evidente.