El mal tono es generalizado a nivel europeo viene justificado por “los datos que apuntan a un enfriamiento de la economía, el aumento de las peticiones subsidio por desempleo en EE.UU., los datos de ISM peores de lo esperado, la caída de ventas de casas de segunda mano y las noticias que llegan de China”, dice David Pomfret, jefe de tesorería de EBN Banco.
“El nivel de S&P de los 1.040 está roto, por lo que el entorno técnico del mercado es negativo y el objetivo del índice ahora podría estar en 860 puntos”. Además, “el tono va a ser negativo en las próximas jornadas aunque quizás no tanto”.

Avisa de que habrá que estar atentos a las publicaciones de resultados de los próximos días en EE.UU. ya que serán un buen barómetro de cara a conocer la situación del mercado de consumo”.

Pomfret dice que “la renovación de préstamo a la banca por 245.000 millones da el mensaje de que los bancos tienen que seguir acudiendo a la barra de liquidez, lo que no es bueno”. Además, en Francia “hay miedo a las pruebas de stress, sobre todo en la banca francesa por la utilización de activos españoles y griegos”.

Pese al veto de la venta de Vivo, el experto cree que “Portugal Telecom volverá gradualmente a los 9 euros, que es el nivel que se barajaba si se vendía Vivo”. De momento, recuerda que “sigue en el entorno de los 8 euros, donde seria bueno entrar y esperar a que suba a los 9 euros”.

Recomendación
El experto a conseja posicionarnos en “valores poco apalancados, con exposición a mercados emergentes, por ejemplo, Santander, BBVA, Telefónica, Mapfre y Repsol, en España, y Renault y BMW, Deustche Telecom KPN, en Europa”.