Repsol se dispara después de anunciar un preacuerdo que zanjaría el conflicto por la expropiación de YPF.


La petrolera española y el Gobierno argentino habrían llegado en las últimas horas a un principio de acuerdo para que Repsol sea resarcido por la expropiación del 51% de YPF. El Ejecutivo gaucho pagará a la compañía presidida por Brufau hasta 5.500 millones de dólares en deuda argentina de diferentes vencimientos. Esta indemnización posibilitaría que Repsol cubriera los 5.000 millones de euros de agujero que le dejó YPF, ya que valoraría a 2,84 euros las acciones de YPF, cuando Repsol ya las tendría valoradas a cero. Los analistas de Renta 4 valoran positivamente este paso, ya que, “en caso de llegarse a un acuerdo, se acabaría con un problema que está también provocando tensiones entre los principales accionistas de Repsol (La Caixa y Pemex, que habrían participado en este principio de acuerdo) y se evitaría un largo proceso judicial. En negativo, que el importe barajado es muy inferior al solicitado por la petrolera (10.500 millones de dólares)”.

Este preacuerdo también gusta a los inversores que dan un empujón a Repsol y lo suben un 3,96% hasta los 19,18 euros, a un 3% de los máximos anuales. Esto le coloca al borde de su punto de rotación, los 19,20 euros que, según BNP Paribas, "frenarían las caídas". Además, Roberto Vázquez, subjefe de mesa de Hanseatic Brokerhouse, contempla que “el objetivo a medio plazo de Repsol son los 22 euros”, incluso por encima de sus máximos históricos (21,73 euros de julio de 2007).

cotizacion repsol


Al rebufo de las subidas de Repsol también se revalorizan sus principales accionistas: CaixaBank, que tiene un 12,972% de la petrolera, sube este martes un 0,67%, y Sacyr, que posee un 9,53%, suma un 3,73%.

Pero, aunque Repsol despeje el frente argentino, aún tiene otras incertidumbres en el horizonte. Por ejemplo, su posible OPA, operación que Simón Pérez Golarons, socio-director de Inversiones de SLM, no descarta que se realice incluso antes de que acabe este año. De hecho, la semana pasada el Gobierno volvió a frenar las pretensiones napoleónicas de Pemex por hacerse con el control de la petrolera española. Además, tiene intereses por absorberla su socio en Brasil, Sinopec. Para Javier Flores, responsable del servicio de estudios y análisis de ASINVER, Sinopec “tiene capacidad e interés en hacerse con Repsol, especialmente por sus derechos de prospección, más allá de la distribución”. No obstante, la protección del Gobierno por Repsol es manifiesta y, de hecho, el año pasado, para evitar que otra bandera ondeara en Repsol, el Ejecutivo decidió recuperar la normativa que permite limitar el derecho de voto en las compañías para que no se hable otro idioma en su núcleo.

Por otro lado, también está pendiente de salir de su accionariado Sacyr, quien ahora está cubriendo la deuda que le acarreó su entrada en la petrolera con los dividendos que le proporciona. No obstante, ante su titánico esfuerzo por desapalancarse, Sacyr no descarta salir por la puerta de atrás de Repsol. De hecho, Pablo Ortiz, analista del sector de la construcción e infraestructuras de Interdin, comenta que “esta inversión está valorada en 20,2 euros por acción y la deuda se eliminaría a un precio aproximado de 19,3 euros”. Repsol ya cotiza cerca de este nivel.