“Seguimos pensando que es muy probable que en los próximos meses veamos a Grecia salir de la moneda única”. Es el convencimiento de Félix González, socio director de Capitalia Familiar EAFI, cuando esta noche acaba, en teoría, el plazo para que Atenas alcance un acuerdo definitivo con acreedores.

En declaraciones a Radio Intereconomía, el analista asegura que a partir de la caída de Grecia, su repercusión sobre el resto del viejo continente “va a depender mucho de la fuerza del cortafuegos que se haya establecido en los mercados para proteger en primera instancia a Portugal y en segunda instancia, a España e Italia.”

La posibilidad de que Israel ataque a Irán sigue sobre la mesa. “A ello se suma”, dice González, “la situación en Siria, pero creo que el factor geopolítico más claro sigue siendo Europa para los mercados. Es verdad que los mercados desde el mes de diciembre están bastante tranquilos, probablemente también porque nada les coge por sorpresa. El tiempo va pasando, las dinámicas internas de los países de la UE se siguen deteriorando y podríamos vivir episodios como los del año pasado y yo seguiría siendo muy prudente respecto a Europa, especialmente respecto a España”

Por su parte y frente a la debilidad europea, se presenta Estados Unidos como garante del capital en tiempos de incertidumbre. “Estados Unidos ha aplicado la política que se debía aplicar. Se han utilizado todas las herramientas posibles y aplazar el ajuste presupuestario para más adelante. La clave fundamental es que las medidas de ajuste y austeridad vengan acompañadas de medidas de crecimiento. Los estabilizadores automáticos siguen funcionando y si no lo hacen es una mayor recesión, déficit público que es, al final, lo que le ha pasado a Grecia.”

Así pues, con este contexto internacional una semana más, Félix González mantiene sus recomendaciones en base a “dos vías” como son la renta fija y la variable. Respecto a la primera opción, “la zona de triple B y doble B. Llevamos un mes de diciembre buenísimo. En la parte de renta variable, renta variable americana tanto big caps como small caps, que presentan mucho menor riesgo relativo. En Europa se puede comprar algo con alta rentabilidad por dividendo, como Telefónica, pero muy poco más.”