Se está mercando una cierta tendencia: hay que apostar por sectores más que por índices como línea general. Ahora debe mantenerse la prudencia porque el mercado, previsiblemente, tiene que corregir. Y lo más cauto sería situar parte de las carteras en liquidez tras las fuertes subidas acumuladas a lo largo del verano.
En la medida en que había señales de sobrecompra, el mercado va bien. Se esperaba cierto descanso, un movimiento correctivo previo al impulso alcista que caracteriza al último tramo del año, sobre todo favorecido por la liquidez que cobran los fondos de pensiones para esas fechas. Pero parece que en estos momentos no se está valorando demasiado el riesgo, ya que no es demasiado patente y eso provoca que los tipos sean neutrales y la política monetaria se mantenga tranquila.