El selectivo español amanece alcista. El Ibex35 suma aproximadamente medio punto porcentual en la apertura, se acomoda sobre los 11.800 puntos y no termina de romper la resistencia de los 12.000 puntos. Roberto Moro, director de estrategias de Moro y Valverde asesores, comenta que es lógico que no se rebase la resistencia de los 12.000 porque “si miramos el recorrido que han tenido pesos pesados como Santander y Telefónica, han superado ya sus máximos anuales y han agotado al mercado”. Sin embargo, el experto está seguro de que la resistencia se romperá en algún momento puesto que “Europa y Estados Unidos, que ya han roto los máximos anuales, nos darán el impulso necesario”. Cabe destacar también que Moro fija los 11.500 puntos como soporte inmediato.
Iberdrola es el primero de los Blue Chips en rendir cuentas al mercado. La eléctrica ha reducido su beneficio neto en un 18,2%. “A mí sí me gusta la compañía”, afirma Roberto Moro, director de estrategias de Moro y Valverde asesores, “el problema es aburrirnos de este título”. Además el experto considera que la compañía tiene pocos riesgos “tomando posiciones entre 6,10y 6,30 euros”. Sin embargo, Moro prefiere estar alcista en otros títulos europeos, puesto que “a los españoles no les queda apenas recorrido al alza”. Menciona como buenas opciones: ING Direct y Philips.

Los pesos pesados están más alcistas que nunca. Los grandes del Ibex35 han superado sus resistencias y los inversores están dudosos sobre estos valores. Moro asegura que de entre los Blue Chips él sólo se fijaría en Repsol porque “aún podría tener cierto recorrido”. No obstante, el experto comenta que el Ibex no romperá los 11.950 puntos “sin el apoyo de los pesos pesados”. Además, el analista añade que “cada vez hay una menor verticalidad en el mercado”.

Zeltia es uno de los valores que más ha subido del mercado continuo. La compañía se ha revalorizado en un 30% aproximadamente mientras se mantiene pendiente de la aprobación de su medicamento estrella, Yondelis. Moro afirma que “llegamos tarde al valor porque ya ha recogido lo que tenía que recoger por las especulaciones de comercialización del nuevo medicamento”. Además, el experto reconoce que este valor no le agrada y no tiene intención de entrar en él “porque es una compañía sin caja que sólo depende de las sinergias que le pueda reportar este medicamento”.