Primero de todo hay especificar que la gran mayoría de actividades de gestión de patrimonios o de fondos de inversión no suelen incurrir en la práctica fraudulenta de maquillar los rendimientos.

Sin embargo, otros, para manipular el rendimiento de un fondo de inversión o de una cartera ejercen la actividad conocida como portfolio pumping.

Para incurrir en portfolio pumping el gestor se centra en las empresas de reducida capitalización participadas en el fondo. Para ello, simplemente basta con adquirir títulos cerca de las fechas señaladas (fechas de cierre de ejercicio o cierres trimestrales), de este modo se provoca una subida de precio artificial y otorgando así, un valor liquidativo mayor.

Esta práctica se suele ejercer con el fin de maquillar la evolución de un fondo de inversión para que los clientes no se alteren con las pérdidas o rendimientos moderados de su fondo contratado y así el gestor de fondos puede mantener su "calidad administrativa" en momentos puntuales.

Sin embargo, está actividad tiene varias consecuencias:

- Inversores que adoptarán decisiones erróneas y entrarán en el fondo por los rendimientos de la historia reciente del fondo (efecto retrovisor).

- El valor real del fondo se ve menguado por los costes de transacción de la operativa portfolio pumping.

- Se transmite al mercado señales de interés en el mercado por parte de los gestores del fondo.

- Muy probablemente como los gestores han ejercido una fuerte presión en el precio se materializarán las tomas de beneficios, lo que generará pérdidas entre los partícipes del fondo.

Ante este escenario... ¿Cuál es el nivel de veracidad que puede tener cualquier fondo de inversión?, ¿Creéis que es una práctica extendida?

"Estas son las cuestiones y en vuestra mano quedan las resoluciones"