El precio del petróleo en esta coyuntura de ralentización ayuda a moderar el déficit por cuenta corriente aunque también es cierto que acompaña y reafirma la tendencia de desaceleración global que se espera para 2007, estimada muy por debajo de la tendencia claramente alcista que estamos registrando en este año.
Sorprendentemente, el IFO ha caído menos de lo que los analistas esperaban. Pero el dato importante es la cesión de las expectativas a seis meses, muy negativas, y que también acompañan a la cesión de FKW registrada la pasada semana. El dólar también se ha apreciado un poco con respecto al euro.