La constructora sigue acumulando noticias correspondientes a desinversiones y a reestructuración de su negocio para generar su solvencia al largo plazo. Lo último que se ha conocido es la intención de la compañía de realizar un ERE en España que afectaría hasta a más de 200 personas. Por lo pronto, en los mercados sigue sin salir de su momento bajista.
 
OHL sigue envuelta en su proceso de transformación para garantizarse la estabilidad los próximos años. Si en la jornada de ayer conocíamos que había acordado vender el 50% del Centro Canalejas Madrid por 225 millones de euros a Mohari Limited, grupo del fundador de PokerStar, hoy la actualidad se centra en las informaciones publicadas por el diario Expansión que señalan que la constructora está preparando un plan de ajuste que conllevaría la ejecución de un ERE en España.

Tras haber ingresado ya 79 millones de euros por la operación de Canalejas ahora la reestructuración pasa por la implementación del Expediente de Regulación de Empleo que, según estas mismas informaciones, alcanzaría entre el 30% y el 40% de toda la plantilla que el grupo posee en España. El número de personas estaría en torno a los 200 empleados en el área industrial del grupo sobre los 600 que ahora mismo tiene en territorio nacional.

Además, la empresa también vería necesario la reducción de trabajadores en el área de construcción, que actualmente ascienden a unas 1.200 personas. Sin embargo, aún no se habría establecido un número claro de despidos. Pero lo que parece claras son las intenciones de seguir la guía marcada en cuanto a desinversiones y reajuste para volver a garantizarse la rentabilidad en el tiempo.

Y es que a OHL le han crecido muchas malas hierbas con el paso de los años. Conocidos fueron los escándalos que se produjeron en México, que lastraron especialmente a su cotización durante los últimos tiempos. Desde entonces poco ha cambiado en cuanto a su evolución en bolsa aunque ha mostrado un mejor tono.

Desde mínimos el valor remonta más de un 62% hasta encontrarse en los 3,4 euros por acción. Por el contrario, los filtros técnicos de la zona Premium muestran que la acción aún está lejos de atravesar un buen momento. Principalmente porque todavía se encuentra en fase bajista, al mismo tiempo que recibe la mínima puntuación en una escala que se mueve entre el cero y el diez.



OHL indicadores


Tanto la tendencia de medio plazo como la de largo plazo son bajistas. Además el momento total lento y el momento total rápido se encuentran en negativo, el volumen de contratación es decreciente en todos los marcos temporales, mientras que, por último, la volatilidad que presenta el activo es decreciente en el tiempo.