El Ibex 35 comienza la sesión con ligera subidas para, tras pocos minutos darse la vuelta hacia terreno negativo. Y es que “estamos en un entorno donde es complicado intentar estimar hacia dónde nos dirigimos” explica Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI. Esta experto apuesta por “percibir que la tendencia es bajista” y que la volatilidad está a la orden del día “por lo que al final de la sesión nos puede esperar cualquier cosa”.
Y si ayer fueron los bancos el principal tirón de los mercados, hoy sucede todo lo contrario. Las miradas se dirigen hacia Banco Santander y la demanda colectiva que le habrían puesto por su implicación en el fraude de Madoff. A juicio de Barrio “no creo que esto influya de manera significativa sobre su cotización, al menos en el corto plazo”. Que los resultados de Santander- que se publicarán la semana que viene- “serán buenos es algo descontado y en un entorno como el actual se puede calificar de sobresaliente”. Sin embargo, Barrio reconoce que una cosa son los beneficios de 2008 y otras las perspectivas que pueda dar para 2009 “y es ahí donde está la verdadera prueba de las entidades”. Este experto reconoce que no sería lógico presentar beneficios de 8000-9000 millones de euros en un momento en que el gobierno ofrece dinero a las entidades pero cree que “podríamos ver algún tipo de provisión extraordinaria para hacer frente a futuros problemas de morosidad”.

El rebote de la jornada lleva el nombre de OHL. La concesionaria de autopistas “es una de las de mayor potencial dentro del Ibex”. Barrio recuerda su “importante cartera en Latinoamérica – principalmente en Brasil- y que son compañías apalancadas y de alto riesgo”. El experto de BPI reconoce que en estos niveles “en los que está elevando su autocartera – dejando claro el convencimiento de la propia empresa de que está a niveles atractivos- tiene un tremendo potencial y a medio-largo plazo es una opción interesante”.

Interesante también presenta a Técnicas Reunidas. La compañía “ha repuntado en las últimas sesiones y tiene mucho potencial”, pues desde mediados de año estuvo muy penalizado. Barrio reconoce que es una compañía muy dependiente del precio del petróleo “pero las grandes petroleras siguen apostando por las macroinversiones en proyectos de extracción de petróleo y proyectos de gas”. Este experto reconoce que “sigue adjudicándose contratos, lo que le da un potencial tremendo”, concluye.