“Uno de sus atractivos de Telefónica era la remuneración al accionistas. Telefónica se ha convertido en una vaca lechera de dividendos y, si eso no es sostenible, hay que cambiar de actitud”, dice Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter.


Ahora, “la suspensión del dividendo me hace ser escéptico con que lo puedan repartir el próximo año, aunque hayan anunciado que lo recorten un 50% en 2013”.

Telefónica ha justificado esta medida para evitar que le rebajen el rating y, es que, “las agencias de rating están adquiriendo un papel relevante, presionando a las compañías, como Telefónica, y también la viabilidad de los estados”.

De las cuentas de Santander se desprende que “ha tenido la suerte y la habilidad de ir trabajando antes de la crisis. Ya estaba diversificado geográficamente, especialmente en emergentes, antes de la recesión. No obstante, el riesgo sobre el dividendo siempre existe, puede verse reducido”.

“Mientras haya crisis los dividendos van ha desaparecer o tocarse a la baja. Pasada la crisis la bolsa debe configurarse como un lugar donde refugiar sus ahorros”.

Con respecto a la viabilidad de la economía española, Forcada comenta que “el gobierno tiene que hacer medidas estructurales para que esto cambie. Además, el BCE tiene que cambiar de actitud y actuar”.

Declaraciones a Radio Intereconomía